¿Año lectivo o año “malgastativo”?

Autor: Marvin Ascencio


Cada año lectivo inicia aproximadamente a mediados de enero. En El Salvador comienza el 15 de enero. Las escuelas publicas comienzan clases y se escuchan las primeras palabras por parte del Presidente de la República y del (la) Ministro (a) de Educación diciendo que “la educación es gratuita en este pais”. Y hasta cierto punto es verdad, en las escuelas publicas, regularmente, no se paga, pero si hay un fenomeno, es obligatorio comprar ciertos libros, y ciertas marcas de cuadernos, so pena de suspensión temporal del alumno de no hacerlo.

Este fenomeno lo he visto en las escuelas públicas de Santa Tecla, en el departamento de La Libertad. Aunque algunos amigos me lo han comentado estando en otros departamentos, asi que parece ser un fenomeno bastante repetitivo.

Que las escuelas publicas de este pais obliguen a los alumnos a comprar una “tanatada” de libros y cuadernos que al final de cuentas ni leen completos ni se acaban los cuadernos, a parte de ser un abuso también cultiva el ocio en los profesores. Mandan leer alguno que otro capitulo de los libros de texto a los alumnos y además, por si no es poco, hacen que copien los mismos capitulos que mandan leer en los cuadernos, como si esto es a parte de perdida de tiempo, perdida de dinero para los padres. Los profesores ya ni es necesario que tengan una carrera universitaria, sino que la hayan comenzado, y sepan poner a leer a los alumnos mientras ellos se apoltronan en el escritorio a comer.

¿En verdad la educación va por buen camino en El Salvador? En el pasado solo se ocupaban unos cuantos libros y cuadernos, no tantos. Ahora los alumnos van cada vez más “encorbados” por cargar los bolsos llenos de “utiles escolares”. Antes habian cursos de bachilleratos especializados en letras, contaduria, medicina, matemática, entre otros, ahora hay un bachillerato general y uno tecnico en contaduria. Los otros no son reglamentados, sino que son independientes de los centros educativos si se dan.

En la primaria y secundaria ya no hay materias que te enseñen de verdad algo interesante. Cada vez hay más de manualidades, música, religión, etica y moral, pero se dan menos clases de matematicas, sociales, lenguaje y literatura, quimica. Al colmo, ya ni hay historia contemporanea y mucho menos del país, no hay filosofia y tampoco investigación. Y por si fuera poco, lo maestros no dominan los temas. A mi en bachillerato me toco uno que era el acabose de los maestros: me daba matemáticas y física (incluido en la materia de Ciencias Naturales), y me tocaba corregirle los ejercicios cada clase en la pizarra, además de “achicarlos” por llegar siempre “de goma” (“crudo” o despertando despues de la borrachera). No más.

A ver que hacen los ministros con esto. Nada. Para variar.