Ni una banda ni la otra: ¡votamos “Yo quiero a otro El Salvador”! (Parte I)

Analizando las no-opciones de voto. Empezamos por orden alfabético: ¿Por qué no se puede votar por ARENA?

UNA VISIÓN ECONOMICA FEUDAL

El partido del difunto Mayor D’Abuisson desde más de una década ya no es funcional al crecimiento del país. Su capitalismo primitivo se olvidó, desde hace mucho tiempo, de la clase media, el sector social y económico que ha construido el bienestar y el desarrollo de todos los países del llamado Primer Mundo.

El partido de derecha sacrificó los intereses de las capas medias sobre el altar de la financia improductiva (improductiva para el país) y de los grupos monopolísticos que la sostienen económicamente.

El núcleo de la política de ARENA se ocupó de favorecer las ganancias de las rentas improductivas, dejando a un lado la visión del trabajo como motor creador de riqueza individual y social. Creó un sistema anquilosado donde seudoestructuras empresariales amigas, o propias, sobrevivían en un mercado bloqueado en el cual se podía avanzar solo por medio de favores y/o corrupción. Puso una piedra tumbal sobre los conceptos de libre competencia,  transparencia y dinamismo económico.

La derecha liberal, en la que decía inspirarse, le era completamente ajena. Aquella, por lo menos la histórica y la que jamás se vislumbró en las administraciones areneras, hace énfasis en un concepto clave: la meritocracia, la idea de un gobierno basado en el merito, donde son los empresarios más capaces los que llevan las riendas del rubro económico de la nación. La meritocracia desarrolla los anticuerpos y las virtudes de una economía sana: la competencia, la innovación, la honestidad generadora de confianza con y para el mismo mundo empresarial.

Pero ARENA no optó por una lucha entre los “mejores” como propulsor de alternativas productivas, sino que regaló el mercado interno a un reducido número de mediocres y grises figuras sin talento, que actuaron sin reglas ni restricciones.

Fueron, irónicamente, décadas de planificación privada desde el Estado hacia los compadres. Mientras la economía nacional menguaba el patrimonio de unos pocos crecía, gracias a licitaciones públicas repartidas entre camaradas donde a más subía el costo de las obras más bajaba la calidad (siempre y cuando dicha obras fueran concluidas…).

El caso Flores, junto con el (olvidado) CEL-ENEL, se perfila como un teorema de gestión pública: judicialmente no hay culpables, pero el sentido común y la lógica nos han demostrado en la práctica factual como cierto tipo de funcionarios lograban trasformar lo ajeno en propio o, por lo menos, sacar provecho de algo que solo debían administrar en pro del interés público. La sensación, amarga, es que esos dos ejemplos no sean aislados, sino engranajes de un sistema comprobado y bien oleado.

La derecha de hoy es igual a la de ayer. Cambiaron un par de caras. Sacaron del sombrero mágico unos cuantos nombres que sumaron como si se tratara de hacer bulto. Unos más respetables que otros, por cierto, otros más que nadie entendió que pintan (Facundo Guardado). ¿Qué autonomía tienen? ¿De cuánta libertad decisional gozarán? Todos sabemos la respuesta.

Todavía hay siniestros personajes que se atreven a decir que sin ARENA en el gobierno los empresarios huirán del país por no querer trabajar en un mercado controlado por el Socialismo del Siglo XXI. Qué bien. Pero mientras abogan por la sagrada libertad que el FMLN les quitará, abren millonarias actividades en la “roja” Nicaragua de Daniel Ortega. Allí reinvierten el dinero que ganan en tierra guanaca. Los mismos que con mano sobre el corazón gritan: “Primero El Salvador, Segundo El Salvador, Tercero El Salvador”.  Nacionalistas, ¿no? Ni dudarlo…

Ninguno de los anteriores

Cuando era un estudiante universitario, y aún más atrás cuando era estudiante de bachillerato, recuerdo aquellos exámenes parciales que nos hacían cada período en los que te daban cuatro respuestas posibles a una pregunta, y entre ellas estaba la más crítica: “ninguno de los anteriores.”

Hoy, varios años después, veo con desagrado lo que ha pasado en mi país a través del tiempo, con Presidentes de un partido y de otro, y empiezo a auto cuestionarme Sigue leyendo

Ya Basta. La Revolución de los Votos Nulos

Vamos a segunda vuelta y escribamos sobre las papeletas “Yo quiero a otro El Salvador”

El 47% de los que tenían derecho a votar decidieron que no valía la pena ir a poner la cruz sobre la papeleta. De dos, uno; de cien, cincuenta; de mil, quinientos, de un millón, quinientos mil consideraron que ningún candidato, ningún partido, ninguna coalición merecía perder el tiempo de llegar hasta las urnas.

El mensaje que este 47% envió a la clase política parece bastante claro: Sigue leyendo

Nulidad: Derecho y Responsabilidad

Las elecciones en El Salvador han dejado un mal sabor de boca para los dos principales contendientes. El ausentismo fue el mayor votante. Las Elecciones Presidenciales 2014 en el país carecen de declaraciones de legitimidad. De los actores políticos nadie quiere dar opinión sobre este tema.

En ese sentido, y en vista de que la legitimidad de estas elecciones está cuestionada, es absolutamente necesario que los salvadoreños se avoquen a las urnas el próximo 09 de marzo de 2014 para emitir su opinión, y que esta sea escuchada. El mensaje del ausentismo fue fuerte, pero el mensaje más fuerte será el del voto nulo. El voto nulo cuenta. Es el voto nulo el que realmente da un mensaje a las fuerzas políticas del país, y permitirá que los contendientes reflexionen y se cuestionen a ellos mismos.

Sirva el presente para iniciar un movimiento ciudadano que concientice a la población sobre la fuerza que tiene el voto nulo.

nulidad

Todos somos “Chema”

Estuve escuchando, y ahora he estado leyendo, el discurso del señor Presidente de la República, Don Mauricio Funes, ante los representantes de todas las naciones que integran la ONU. Su último discurso como dirigente de este país, ante dicha Organización. Me ha sorprendido el nivel de desinformación que tiene sobre el tema salud uno de los periodistas que en el pasado ha sido de los mejores.

El discurso del Presidente ha hecho notar grandes avances en el sistema de salud que según el parte ha sido en su gobierno, y otra parte viene de anteriores desde 1994. Estos grandes avances, sobre todo en el tema de presupuesto, han logrado que haya una mayor demanda en los servicios de salud que brinda el sistema nacional. Según él, esto es un “gran adelanto” en la meta de “extender este servicio a la mayor parte de la población”. Esto me ha llamado mucho la atención. Sigue leyendo

Cortos – Un aplauso, Roberto

Nunca pensé que el relato de una violación sexual múltiple me conmoviera tanto. Será porque hoy día soy padre, o porque he madurado un poco más, o porque es la historia que viven día a día muchas niñas en El Salvador. “Yo violada” es un artículo y crónica escrita por Roberto Valencia, para la Sala Negra de ElFaro, quien nos muestra a detalle una pequeña parte de la realidad que vive nuestro país y que muy pocos cuentan.

Se me dio esta tarde tomarme unas horas para mí, mientras espero a que mi esposa salga de una capacitación, sentado en unas bancas con mesa de concreto en una grande y famosa iglesia de San Salvador. Pasé por una librería de prestigio y escudriñé los estantes y libreras hasta que encontré un libro que me llamó la atención: Crónicas Negras, desde una región que no cuenta, escrito por periodistas del antes mencionado periódico digital. Su primer escrito me conmovió. Sigue leyendo

¿Un Gobierno del FMLN pondría en riesgo relaciones con Estados Unidos?

Este día haciendo un “reconocimiento” en las redes sociales me he encontrado con una publicación de un activista del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) que contiene dos elementos dispares entre sí: Una fotografía de un avión en pleno despliegue de misiles con una leyenda que dice “si no vienes a la democracia, la democracia vendrá a por ti”, como una clara referencia al actual conflicto entre Estados Unidos y Siria; y en el comentario del publicador rezando “mentiras garantizadas del FMLN… Sánchez Cerén: respetaremos el Estado de Derecho y la democracia, y ampliaremos las relaciones con USA, nuestro primer socio comercial”, citando el Plan de Gobierno del Partido de izquierda Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Se me vino a la mente de inmediato un artículo que leí hace ya varios años publicado en el Albuquerque Journal en 1983, en el tiempo en que, de hecho, a quienes se veía como  un peligro para la democracia era, precisamente, a ARENA. Sigue leyendo

Píldoras – Malversación. Un acercamiento a lo que está pasando con la candidatura de D. Norman.

Malversar, de acuerdo al Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, es “Apropiarse o destinar los caudales públicos a un uso ajeno a su función”. En otras palabras, es “tomar dinero de aquí para ponerlo allá”. Esta es la definición que el candidato presidencial de ARENA (Alianza Republicana Nacionalista) no ha comprendido.

Esta mañana, Norman Quijano, admitió haber usado dinero de FODES (Fondo para el Desarrollo Económico y Social) para actividades fuera del itinerario. “El dinero se tomó de un lado, pero se repuso… Nunca he malversado un colón, un dólar”, dijo el aspirante a Presidente de la República, cuando de hecho, por su simple definición, esto es malversar.

Independientemente de que el dinero tomado haya sido destinado a obras, gastos administrativos de la Alcaldía de San Salvador, a pago de planillas, o para pagar el agua o la luz, o cualquier otro banal propósito, el hecho es que estaba destinado para un objetivo en particular, y este objetivo se dejó de cumplir, o tuvo que posponerse, porque se tocó ese dinero y se movió a otro rubro.

El proceso de investigación de la supuesta malversación está abierto desde el año 2012 en la Corte de Cuentas de la República, pero ahora Quijano dice sus competidores “Están desesperados de ver como botan la imagen de trabajador incansable que tiene este servidor”, cuando, de hecho, el tema que no se pudo desvanecer en el tiempo que fue notificado a los miembros del Consejo Municipal, debía salir ahora que tienen que inscribir sus candidaturas, era predecible. Hay que tomar en cuenta que más de un año podría haber sido suficiente para que el Consejo y el ex alcalde presentaran las pruebas de descargo para que éste último recibiera el finiquito de la CCR que necesita para poder inscribirse como candidato presidencial. Lo que si es de extrañar es que un candidato presidencial (aún no inscrito) esté buscando un finiquito ante una institución que lo está cuestionando por malversación de fondos públicos en su período como Alcalde; que éste admita que tomó ese dinero y que lo usó para otra cosa (aunque lo haya “repuesto”); y ande caminando tranquilamente sin ninguna restricción.

La guerra de los Premios Novel

Latinoamérica es el eje central del que trata este sitio web, pero no podemos analizar a Latinoamérica sin ver el entorno político, social y económico de su entorno. Esto trae como consecuencia, en este momento, que sea necesario ver la realidad que está viviendo en este momento Siria frente a Estados Unidos, y la problemática que esto implicaría ante la inminente intervención que se está gestando de ésta última, y la posible reacción de los pueblos de Oriente Medio.

Hace unos días el Presidente de Estados Unidos, Barak Obama, consiguió que fuera aprobada por el Senado de esa nación la “intervención” militar contra el régimen sirio, lo cual no solo implicaría un ataque al Estado, sino también al pueblo sirio, y como consecuencia ya se han manifestado algunas naciones alegando que es un “ataque al mundo islámico”, y han declarado su apoyo al país atacado. Sigue leyendo

Pensamientos – Mi ciudad

Después de mucho tiempo, aproximadamente veinte años ya, vi de nuevo mi ciudad como me gusta. No como se ve siempre, de unos años para acá, sino como cuando era un niño.

Hoy día Santa Tecla (si, esa a la que le cambiaron el nombre al menos dos veces desde 1855 y que alguna vez fue la pequeña Capital de un pequeño Estado llamado El Salvador), es una selva de concreto. En los tiempos de los abuelos eran cafetales, montañas, haciendas y fincas. Ahora no se mira más que casas, edificios, calles, y cada vez más nuevas colonias lujosas con casas grandes, bonitas y caras. Sigue leyendo