Las comparaciones irresponsables de Gabriela Calderón

Pasando por el blog personal de Gabriela Calderón, editora de http://www.elcato.org, me he topado con un artículo llamado “Cuba y Venezuela no son democracias”, publicado el 12 de noviembre de 2007. En el desarrollo del mismo hace algunos copy/paste de la definición tradicional de democracia, que me están muy apegados al concepto mismo. Sin embargo, me parece penoso que haga una “comparación-incomparable” (válgase la redundancia) al tomar a Venezuela y hacer una forzada simbiosis con Cuba.

Cuba tiene sus propias características para tener un presidente por casi cincuenta años. De hecho, muchos analistas políticos, de derecha e izquierda, han llegado a la conclusión que Fidel Castro ha sido necesario para la isla. Claro está que desde este punto no se puede, en ningún momento, calificarla como una democracia. Definitivamente Cuba no ha sido tal, sino un régimen necesario. No es discutible.

El caso Venezolano es un asunto muy distinto. Si bien Hugo Chávez tiene rasgos psicológicos de megalomanía, esto no quiere decir que sea el Todopoderoso venezolano. Las características de la “revolución bolivariana”, ni ha sido revolución, ni ha llegado a gobernar una dictadura. Chávez no controla el sistema judicial, ni me parece que haga lo mismo con el electoral (muy comprobado en el último referendo, en el que no dejó el pueblo que se cambiara a la constitución socialista que pretendía el gobernante). Además, la popularidad de Frías, aunque ha disminuido considerablemente desde las elecciones pasadas, sigue teniendo la más amplia preferencia (que no el partido). Por otro lado, menciona que “controla las fuerzas armadas”. En todos los países los presidentes controlan la Fuerza Armada. Solo un ejemplo, constitucionalmente en El Salvador, el presidente es Comandante en Jefe de las F.A. En Estados Unidos, donde creo sea su paraíso terrenal, George Bush, con una buena carrera armamentista, controla el instituto castrense. Y así, en todos los países “democráticos” el gobernante manda el instituto armado.

En el punto de la “libertad de prensa”, me parece que está no muy bien informada, o simplemente no mira el cable. Globovisión es una, sino la más, de las televisoras grandes de Venezuela. Allí, creo, si no hubiera libre prensa esta sería la primera cadena que se hubiera cerrado, metido presos a sus presentadores y torturado a sus “analistas políticos”. Nunca había visto campañas de desprestigio contra un presidente, como las que hace este canal de señal abierta. ¿Que se “cerró” RCTV? Este tema está más desgastado y menos vigente que cualquiera. Más comprobado de las faltas de esta televisora, solo el hecho de que se les venció el plazo de la concesión de señal.

Teniendo, entonces, el debate honesto que pide la señorita Calderón, diremos que si nos ajustáramos a la definición dura de democracia, entonces ningún país lo sería. Solo unos ejemplos: El Salvador, mi país, tiene solo dos partidos políticos reales, los demás han sido resucitados por una truculenta “marufia” de nuestros gobernantes. Esto significaría que vivimos en democracia, pero el partido que ahora nos gobierna ha estado allí dese hace casi 20 años. ¿División de poderes? En nuestras democracias presidencialistas los gobernantes manipulan los demás órganos. El sistema judicial está corrompido por los partidos, tanto de izquierda como de derecha; la asamblea legislativa decide solo lo que el presidente dice, porque la mayoría de ella es de derecha, y esto solo por la compra de diputados. ¿Libertad de expresión, especialmente a través de la prensa libre? ¿Libre o liberal? Aquí los canales de T.V. son derechistas. Jamás investigan despilfarros del gobierno, ni dan noticia sobre problemas dentro del partido oficial, que los hay. Esto por las “mentas” de los funcionarios, y los empresarios (quienes son los dueños del partido oficialista). Además de que se ha impuesto una “ley antiterrorista” que penaliza con cárcel a las personas que participen o dirijan manifestaciones públicas, cuando en Venezuela se hacen protestas multitudinarias de estudiantes y sociedad civil en contra del presidente, y en los medios se mofan del mismo con programas que hacen burla directa con comedias “chaferas” del presidente. ¿Elecciones transparentes? Las pasadas elecciones han sido las menos transparentes de la historia. Tanto que han descartado un buen grupo de boletas electorales sin justificación alguna, de ciertos sectores que se sabia que eran mayormente izquierdistas; así como el pequeño margen por el que ganó el actual presidente.

Siendo así, El Salvador no es un país democrático. Tampoco Colombia, ni Italia, ni España, Francia o el mismo Estados Unidos. Significa que vivimos en un mundo de dictaduras plenas.

No es posible hacer este tipo de análisis irresponsables. Especialmente por alguien que es publicado en muchos o varios periódicos, y preside una pagina web de una importante institución. Y si se van a hacer, pienso, no hay que hacerlas con el hígado, o por simple ideología, sino con razón (que para esto hemos sido dotados con una masa grisácea llamada cerebro).

Bio-combustible, Pan y Leche

Autor: Pascual Serrano


Hace menos de un año que se comenzó a hablar de los biocombustibles, y menos todavía que se comenzaron a desviar productos agrícolas para ese uso. Mientras un supuesto ecologismo aplaudía la medida porque suponía sustituir los combustibles fósiles limitados, algunos locos, como el presidente de Cuba Fidel Castro, denunciaban que lo que sucedería, simplemente, es que alimentos y tierras destinadas a su cultivo sería destinadas a combustible para los países ricos.

No ha habido que esperar mucho para comprobarlo, aún no han llegado apenas los biocombustibles a España, y menos aún han podido conseguir la disminución del coste de la gasolina, y ya se han disparado el precio de los dos alimentos fundamentales de la dieta humana: el pan y la leche. El 5 de agosto leíamos sobre la subida de la leche en el diario El País. Sigue leyendo