Cosas estamos viendo en estos postreros tiempos

“Cosas estamos viendo en estos postreros tiempos”, dirían las abuelitas.

La verdad nunca pensé que íbamos a llegar a este nivel de “sinvergüenzada”. Vemos a una clase política cada vez más temerosa en actuar contra la corrupción, en presumible complicidad con ésta última, incapaz de defender a quienes los eligieron no solamente de casos sonados de corrupción, que no necesariamente veraces pero sí investigables, sino también de grupos delincuenciales que están tomando a vida de los más pobres.

Recientemente estamos viendo casos que abonan a la impunidad. Desde el Juez que libera a 17 presuntos miembros del Cartel de Texis porque se ha tardado mucho en emitir una sentencia (favorable o no) argumentando que las bartolinas de la División Anti Narcóticos (DAN) de la Policía Nacional Civil (PNC) no cumplía “los requisitos mínimos de seguridad, el control de las visitas, la entrega de alimentos, y medicinas, así como el traslado a los centros asistenciales cuando se requiriera.”, como si las calles fueran un recinto más seguro donde mantener a los imputados; hasta Jefes de la Policía Nacional Civil que liberan a personas capturadas en una redada que aprehendió a 231 presuntos pandilleros que participaban en un sano concierto en el que se presentaban los “respetables artistas” de Sky Punto 9-3 (agrupación que interpreta “música” alusiva a la Pandilla 18).

Encima de todo esto, y como si de un balde de agua fría se tratase, el Gobierno del Profesor Salvador Sánchez Cerén está proponiendo a la Asamblea Legislativa implementar la recaudación de un impuesto disfrazado de Contribución Especial cargando el 10% sobre las facturas de telefonía, como si de la “Cuota Voluntaria” de las escuelas públicas o de los hospitales y clínicas de FOSALUD se estuviera hablando (Si, esas que no tenían nada de “voluntarias”), según ellos para aportar a la Seguridad Pública, como si no aportáramos ya el 13% de todos nuestros ingresos en concepto de IVA que está cargado a todos los productos que compramos (inclusive a los alimentos y a los medicamentos), y el 10% de Impuesto Sobre la Renta (ISR) a todos los trabajadores formales. Es decir, un asalariado que gane USD$1,000.00 mensuales está aportando USD$1,560.00 al año de IVA, pues todo en cuanto se gasta su salario está cargado con este impuesto, más USD$1,200.00 de ISR; es decir USD$2,760.00 al año, esto sin contar con que “ahorra” en el sistema de pensiones de las AFP y que el Estado toma el 30% de sus “ahorros” para meterlos a circular en los planes de gobierno (Y no hablemos en este punto de lo que se llevará y seguro no podrá pagar si se hace la reforma previsional que está planteando el Ministerio de Hacienda últimamente).

¿Viendo todo este panorama, y la impunidad con la que personas señaladas de corrupción, lavado de dinero, tráfico de drogas, actos de terrorismo, actúan, quieren que confiemos? Discúlpenme pero no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s