VENEZUELA arde

LA ETERNA TEORIA DEL COMPLOT  Y VIOLENCIA FASCISTA

En Venezuela habría una “pequeña minoría, sobre la base de una protesta estudiantil muy minoritaria, ha desencadenado una serie de violencias que han provocado muertos, heridos y sobre todo cantidad de destrozos”. Pero más: “Esta pequeña minoría está dando la impresión, en particular gracias al eco mediático, que Venezuela está a sangre y fuego cuando no es la realidad“. Palabras de Ignacio Ramonet a CNN en Español hace unos días. El regista oculto, como siempre, es el imperialismo yankee. El periodista español, intelectual de la vieja-nueva izquierda, vuelve a proponer el leitmotiv que fue la columna portante de todo totalitarismo: el complot de los enemigos del pueblo y de la revolución.

Cambian las pantomimas (trágicas), los actores, las décadas pero el guión sigue siendo el mismo. No importa el color. Para Mussolini había una conjura de la “demoplutocracia masonica” que quería derrotar la revolución fascista. Hitler era obsesionado por la conspiración judaica que dominaba el mundo. Los dictadores comunistas vivían asediados por los enemigos del pueblo (kulaks en Rusia, oligarquías y gringos en América Latina, burguesía en Europa, etc.). Sobre todo estos últimos lograron fascinar plétoras de pseudo intelectuales que para 70 años defendieron los magníficos resultados de las democracias populares que iluminaron el camino de la Historia, desde la Cuba de Castro hasta la Camboya de Pol Pot pasando por la Alemania Oriental de Ulbricht y la Bulgaria de Todor Zhivkov.

La cultura de izquierda, que siempre se auto consideró moralmente superior, fue el motor de la lucha contra las dictaduras de derecha o “conservadoras” del ‘900. Pero cada vez que tuvo que enfrentarse con las fechorías de los regímenes que defendía o hasta alababa, dio siempre demostración de total deshonestidad intelectual.

Formados y crecidos con abundantes dosis de marxismo, marxismo-leninismo y de todas sus variantes posibles y imaginables, en su mayoría siempre rechazaron todo tipo de revisionismo a la hora que la Historia de ponía bajo las narices las pruebas de Grande Engaño.

Aprendieron que la mentira no es lo contrario, en sentido estrecho, de la verdad y que cada mentira tiene elementos de verdad. Como dijo el historiador francés Stephane Courtois, corregir la visión torcida de la propaganda comunista no es difícil, pero es muy complicado reconducir quien mira desde una perspectiva equivocada a una conceptualización intelectualmente correcta. El estrabismo político y social de quienes decidieron pintar la realidad no por lo que era sino por lo que querían ver, no se corrige. Por convicciones profundas, algunas veces. Por interés, las demás.

Ramonet es solo uno de los muchos que construyeron su fama, estatus  (en el sentido amplio) embelleciendo y maquillando unos regímenes y arremetiendo contra otros. Es una profesión que sigue siendo rentable, políticamente y económicamente. El complot sigue siendo el arma mejor para blindar un sistema que cae en pedazos. Echarle la culpa al “enemigo”, al síndrome demoniaco que quiere impedir la construcción del paraíso terrenal.

Venezuela es bajo asedio, rehén de la violencia fascista. Sin duda… como lo fue la Hurgaría de Imre Nagy y la Checoslovaquia de Dubcek aplastadas por los tanques de la URSS patria del más grande modelo de justicia social y económica jamás visto. Pero la República Bolivariana resiste frente a tantos enemigos: también Mussolini, patrón de la violencia fascista lo decía: “Muchos enemigos, mucho honor”.  Bien lo sabía el “Duce” porque venía de socialismo revolucionario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s