Ya Basta. La Revolución de los Votos Nulos

Vamos a segunda vuelta y escribamos sobre las papeletas “Yo quiero a otro El Salvador”

El 47% de los que tenían derecho a votar decidieron que no valía la pena ir a poner la cruz sobre la papeleta. De dos, uno; de cien, cincuenta; de mil, quinientos, de un millón, quinientos mil consideraron que ningún candidato, ningún partido, ninguna coalición merecía perder el tiempo de llegar hasta las urnas.

El mensaje que este 47% envió a la clase política parece bastante claro: su discurso propagandístico suena vacío, irracional, por rato hasta demencial. Promesas viejas, oídas cientos de veces y jamás cumplidas. Propuestas de ciencia ficción, sin respaldo económico. Programas faraónicos o extemporáneos, sin coherencia ni asidero en la realidad factual del país. Todos ofreciendo alegremente la misma sopa, infinitamente recalentada, y sin explicar de dónde sacarán las papas, las zanahorias, el güisquil; como comprarán el gas o la leña para el fuego y como piensan reponer los platos que ya quebraron un sinfín de veces.

Los ciudadanos por largo tiempo nos hemos limitado a quejarnos sin mucha convicción. Muchos no sabemos ir más allá de un soso “ni modo”. La partidocracia, que hace años secuestró la política que dejamos de ejercer, vive gracias a nuestros “ni modo”. Este es el salvoconducto que le entregamos para seguir siendo el mayor obstáculo para resolver los problemas del país.

Por una vez podríamos intentar retomarnos el protagonismo que las dos bandas (el de qué, los adjetivos sobran, ustedes póngaselos…) nos quitaron. La manera existe. Somos una mayoría, o casi, que por demasiado tiempo se ha quedado muda. Entonces el próximo 9 de marzo, vamos a votar; sí, a manchar la papeleta con un contundente “Yo quiero a otro El Salvador”. Nada más. Nada de insultos o inútiles boberías, sino un sencillo y feroz “Yo quiero a otro El Salvador”.

Anímense. Ha llegado la hora de mandar un mensaje terminante, de sumar miles y miles de votos nulos pero que gritan y demuestran que el primer partido de El Salvador somos nosotros: una ciudadanía que ha despertado y rechaza los sistemas viejos disfrazados de nuevos de formaciones políticas obsoletas, primitivas pero, sobre todo, sin una idea digna de tal nombre.

nulidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s