Cortos – Un aplauso, Roberto

Nunca pensé que el relato de una violación sexual múltiple me conmoviera tanto. Será porque hoy día soy padre, o porque he madurado un poco más, o porque es la historia que viven día a día muchas niñas en El Salvador. “Yo violada” es un artículo y crónica escrita por Roberto Valencia, para la Sala Negra de ElFaro, quien nos muestra a detalle una pequeña parte de la realidad que vive nuestro país y que muy pocos cuentan.

Se me dio esta tarde tomarme unas horas para mí, mientras espero a que mi esposa salga de una capacitación, sentado en unas bancas con mesa de concreto en una grande y famosa iglesia de San Salvador. Pasé por una librería de prestigio y escudriñé los estantes y libreras hasta que encontré un libro que me llamó la atención: Crónicas Negras, desde una región que no cuenta, escrito por periodistas del antes mencionado periódico digital. Su primer escrito me conmovió.

La violencia sexual contra la mujer es un caso que común denominador en El Salvador. Pocos logran entender la complejidad del asunto, y los que lo comprenden poco hablan del tema. Las violaciones en nuestro país son el “ver, oír y callar” que nos inculcó la abuela cuando niños.

Ver, oír y callar, al final, es el producto de la debilidad de nuestro sistema legal, el cual fomenta (queriendo o no) la impunidad, especialmente en este tipo de vejaciones que principalmente son cometidas por pandilleros.

No basta con reformar leyes, contratar más policías, capacitar a jueces, cambiar Ministros, promover fiscales. Esto es demagogia. Lastimosamente, hacer algo realmente útil requiere voluntad; pero no se puede hablar de la voluntad de un sistema, porque éste no la tiene. Debe ser producto de la decisión sagaz de nuestros funcionarios, quienes en vez de cuidar sus bolsillos deberían cuidar la nación. Claro está, esto no sería demagogia, sería utopía, y esto es un poco peor.

Parte del problema es generado por las delincuentes pandillas, pero esta es solamente una cara de la moneda. La otra cara puede resultar un poco más oscura. Por alguna razón las violaciones no tienen mucha importancia en nuestra sociedad para los dirigentes del país. A penas ahora empezamos a salir del retraso histórico de la defensa a los derechos de la mujer, a tropezones y regañadientes. En un país como el nuestro, donde violaciones sexuales hay hasta en casa, no va a progresar nada si quienes hacen las leyes y quienes deben aplicarlas, porque tienen el poder para hacerlo, siguen haciéndose los locos. Un aplauso, Roberto.

Anuncios

2 pensamientos en “Cortos – Un aplauso, Roberto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s