Cortos – Un Sistema Penitenciario que se enferma cada vez más

La muerte de un criminal dentro de un Centro Penal no sorprende a nadie. En especial en El Salvador es un tema muy común y no escandaliza. Eso sí, la muerte de un pandillero ícono de uno de los ramales criminales más poderosos de El Salvador después de que asesinan días antes con lujo de barbarie a su cónyuge, eso sí horroriza y pone en evidencia las debilidades críticas del sistema carcelario en el pulgarcito de América.

Muestras de debilidad en el sistema carcelario hay muchas, pero en el último año la más sonada fue la salida de dos pandilleros de élite del penal para entrevistarse en el Tabernáculo Bíblico Bautista “Amigos de Israel” Central, con el pastor Edgar López Bertrand Jr., la que casualmente el que escribe tuvo que presenciar, y que costó la cabeza de varios funcionarios, incluyendo la del entonces Director de Centros Penales, D. Nelson Rauda. Este tema no se tratará en el presente escrito porque además de estar más que hablado no es el asunto que se pretende. Más bien se cita como ejemplo conocido para la identificación fácil de los lectores. Éste, y el asesinato de “El Directo”, quién años atrás amenazara ante cámaras a los policías que lo capturaron, son las muestras más fuetes y relevantes sobre que “la cosa carcelaria” no va bien en El Salvador, ni con nuevo Director de Centros Penales.

El Estado y la Fiscalía en las últimas horas insisten en que los homicidios han sido simplemente riñas internas en la pandilla por hacerse del poder, o que en su defecto podrían ser pugnas con la pandilla rival. El caso es que ni uno ni otro reparan en que, independientemente de la razón por la que en dos días han muerto un líder de la pandilla estando prisionero, y su esposa en la calle, el sistema está colapsado y hay que hacer algo, pero algo serio. No como hoy el nuevo Director General de Centros Penales que declara “estado de emergencia” en un enclenque intento por salvarse del qué dirán y desviar la atención, a sabiendas que la opinión pública se mueve por el espectáculo.

Será imperante en los próximos días que se hagan las investigaciones, pero no solo del asesinato del pandillero y sus motivaciones, sino del evidenciado agrietamiento del sistema y la busca de responsabilidades, ya que en las cárceles siempre hay cómplices, y posiblemente hasta dentro del mismo “cuerpo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s