¿FRENTE a lo mejor?

Autor: Aurelio Barán


Me gustaría proponer algunas reflexiones respeto al interesante artículo del Sr. Monge de la Comisión Cívica Democrática.

El 1º de junio será sin duda un día histórico, simbólicamente histórico, pero difícilmente podrá representar el inicio de una nueva era. La izquierda que llegó al poder es la sombra de lo que fue históricamente el FMLN. Y una sombra bien pálida.

El Sr. Monge escribe que esta izquierda, la de hoy, “derrotó a la oligarquía”. Para poner de rodilla, al menos parcialmente, los grandes poderes económicos no sirven ni ejércitos guerrilleros ni ideología firme, sino dólares, un mar de dólares o el “oro negro” venezolano, y acá nosotros de negro tenemos solo las aguas de los desagües que envenenan nuestros ríos y costas.

El FMLN no derrotó a nadie, solo mandó adelante a Funes para sosegar a los orcos oligarcas y asegurarles que ningún terremoto político y social revertirá el “sistema”. Porque si así no hubiera pasado los poderes fácticos jamás habrían permitido su victoria.

Asumimos que Mauricio Funes es un socialdemócrata y que su idea de país va por ese rumbo. La dirigencia del FMLN se dice “socialista revolucionaria” y asumimos que quiere seguir el proyecto de Chávez. Pero la realidad, la lógica y el sentido común (y no el vaniloquio) nos dicen que por el camino de la socialdemocracia quizás la oligarquía (que sigue de pié, fuerte como antes, solo momentáneamente externa al Estado) deje gobernar al presidente electo y unos gobiernos amigos (Brasil, Chile, España etc.) podrían echarle la mano. Pero si los berrinchudos “estrategas” ortodoxos deciden implantar a un hermano cojo del Socialismo del Siglo XXI, el país quiebra definitivamente.

El porqué es obvio: creer o esperar en el apoyo del presidente de Venezuela es ser obtusos o desinformados visto que la Republica bolivariana se encuentra en una situación económica pésima. Si Sánchez Cerén y sus amigos esperan que Chávez reemplace con petrodólares la imposibilidad de mantenerse del Estado salvadoreño, quiere decir que de la utopía ya pasamos a la demencia. El Frente no puede ni soñar con un ejercito de revolucionarios visto que sus militantes, o bases, son trabajadores con bocas que alimentar y no pueden, más allá de las consignas gritadas por unas horas en el fin de semana, trasformarse en revolucionarios de profesión. Chávez, por su parte, puede pagar a su “ejercito”, mantenerlo con salarios estatales. Acá ni tenemos el dinero para las fotocopias de las dependencias ministeriales. Vaya, podrían usar el lumpen proletariado nacional (que cierta simpatía izquierdista ya ha demostrado tener), que abunda, o mejor dicho que sobra, entre mareros, seudo vendedores ambulantes y maleantes en busca de oportunidad. Pero esa gente, terminado el bochinche quiere sus presas, un botín y como están las cosas ni podrían ir a saquear los ministerios ya que pronto los encargados de cobrar deudas se llevaran hasta las sillas.

Y luego, seamos serios; la dirigencia del FMLN, gracias a sus asientos parlamentarios, en casi 20 años de neoliberalismo se ha construido interesantes patrimonios personales, homenaje de la “horrorosa” libertad empresarial. Que ahora tiren sus negocios por la borda para correr detrás del porvenir socialista es una posibilidad tan remota como que una tormenta de nieve azote Usulután.

No va a empezar ninguna nueva era, va a arrancar simplemente un gobierno que ha despertado un océano de ilusiones. Y no hay que olvidar que estas esperanzas se encarnan en la figura de Mauricio Funes, porque sin él el FMLN era destinado a otros tres siglos de oposición.

No habrá espacio para aventuras, ni para micro revoluciones; será mucho si se encontrarán unos pocos centavos para pupitres y acetaminofen. El cambio será Light y a los empresarios, sobre todo a los “malos”, habrá que tratarlos con los guantes de seda porque si deciden entrar en guerra, solo con despidos masivos te arrojan en contra la misma gente que antes te vitoreaba. No se juzgará a los responsables de las masacres de los ’80 porque no se puede gobernar hostigando a tu propia Fuerza Armada, y además sentado en la vicepresidencia hay un personaje que de violaciones de los derechos humanos tiene cierta experiencia.

Este 1º de junio sería útil que los salvadoreños en lugar de embriagarnos de expectativas sobre lo que el nuevo gobierno hará por nosotros, empezáramos a ver qué es lo que podemos hacer nosotros mismos por el país.

Podríamos iniciar con tareas simples: pagar nuestras deudas y no ver de que manera les huimos a los cobradores, no derrochar los salarios en letras corridas de televisores al plasma y electrodomésticos que jamás terminaremos de pagar, no sacar tarjetas de créditos cuando ni tenemos para el almuerzo y luego llorar porque nos engañaron, dejar de creer que el que tiene razón es el que “verguea más duro”, dejar de orinar y defecar en cualquier lugar publico, dejar de arrojar basura en todos lados, dejar de ver al corrupto como un tipo listo, “vergón”, empezar a enseñar a nuestros hijos la educación, sobre todo la cívica, explicarle a nuestras hijas que tener un bebé es una responsabilidad y no el primer paso para los siguientes cinco (todos de padres distintos) …y lo chistoso es que de acá los ortodoxos del FMLN creen sacar revolucionarios.

Si con una poca de honestidad intelectual nos miramos al espejo, quizás encontremos las razones que expliquen por qué tuvimos casi 20 años de gobiernos poco serios.

No quisiera que la dramática falta de sentido cívico, de sentido del Estado, de respeto para los demás, el exacerbado individualismo y nuestro famoso “valeverguismo”, acabe confirmando el viejo refrán: cada pueblo tiene (en nuestro caso, ha tenido) el gobierno que se merece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s