Chávez y Cristo el Revolucionario

Autor: Walter Monge | Comisión Cívica Democrática


 

Durante su discurso en las celebraciones del vigésimo noveno aniversario de la revolución sandinista en Nicaragua, el presidente de Venezuela Hugo Chávez expresó: “Cristo fue uno de los revolucionarios más luchadores y efectivos que ha existido, celebro la doctrina liberadora de Cristo y afirmo que soy cristiano”; luego concluyó: “Padre nuestro que estás en la tierra, aquí estás multiplicado en nosotros tus hijos e hijas, por eso digo, viva Fidel”, en referencia al dictador cubano.

Como cristiano no puedo sentir más que lástima por un gobernante del mundo que se exprese de la manera tan irrespetuosa como Chávez lo ha hecho al comparar a un ser humano fútil y vano como Fidel Castro con Dios.

Además, me produce compasión porque demuestra ser un total ignorante de la doctrina cristiana, al referirse a Cristo de la manera como lo hizo. El cristianismo que Chávez profesa, más bien parece, una circunstancia política que una convicción legitima.

Bolívar, Morazán, Sandino y Marti, a quienes Daniel Ortega mencionó para convocar a la unidad latinoamericana bajo el movimiento socialista del siglo XXI han sido revolucionarios luchadores y efectivos de la manera que Chávez admira, pero no Cristo.

Si bien la vida de Cristo en su concepto político ha inspirado el espíritu revolucionario de miles de seres humanos que se han identificado con las necesidades y derechos de los desposeídos del mundo y por lo cual, a través de los siglos han buscado conquistar la justicia, así como, la ecuanimidad socio-política y económica de las naciones por medio de revoluciones armadas; el mensaje y sacrificio de Cristo, no fue para instaurar sistemas políticos de gobierno o para fomentar el aniquilamiento de un adversario ideológico, como el Presidente Chávez junto a Daniel Ortega propusieron en este aniversario de la victoria sandinista sobre la dictadura de Anastasio Somoza.

La liberación que Cristo propuso es la que nos despoja de las ataduras del mundo, precisamente de esas a las que el poder político y económico nos someten, al ser impuestas por la incoherencia de lideres extremistas, sean estos llamados socialistas, comunistas o capitalistas.

El presidente Chávez es un político populista, mal instruido en formación cristiana y decadente en su visión del mundo. Su propuesta política no es más que una aberración humana, la cual, ha fracasado en la historia debido a que su implementación ha sido basada en la concentración del poder en un individuo o un grupo que, con sus políticas públicas han generado, incrementos en los índices de pobreza extrema, desestabilización económica y opresión política, Ej. : Stalin, Fidel Castro, Salvador Allende.

Es muy claro que Chávez por medio de la propuesta de integración llamada, Alternativa Bolivariana para América Latina y el Caribe (ALBA) y con el apoyo de organizaciones políticas que conforman la Coordinadora Continental Bolivariana, aspira a la expansión de su poder político y no debería extrañarnos que busque convertirse en el primer Cesar de Latinoamérica en el siglo XXI.

Su carta de presentación e influencia más elocuente es el petróleo venezolano, con el cual en un periodo de crisis de combustibles como se sufre en Latinoamérica, puede comprar fácilmente las voluntades políticas de Presidentes de naciones pobres y con crisis económicas, como lo ha logrado hacer en Centroamérica y en el cono norte sudamericano.

Una integración política Latinoamericana podría contribuir positivamente para combatir la extrema pobreza al aumentar los niveles de educación, expandir los servicios de salud y otorgar suficientes recursos de alimentación, los cuales son tres factores básicos para generar el desarrollo económico que le ha sido negado a la mayoría de ciudadanos de nuestros pueblos.

Chávez con su discurso en Nicaragua ha ofendido a millones de cristianos, su nefasta comparación de Dios con Fidel Castro en esa oración dedicada para saludar al líder cubano, es simplemente aberrante, es demencial. Chávez ha hecho público nuevamente su incapacidad como líder honesto y confiable que pueda integrar a los pueblos de Latinoamérica, ese proyecto es un sombrero demasiado grande para él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s