Distintas reflexiones sobre futuras elecciones 2009

Autor: David Panamá


 

Hace un tiempo estuvimos discutiendo en grupo sobre un tema que está, hoy por hoy, en boca de todos. No hay nadie que se abstenga de dar su propia opinión sobre el evento político que se avecina y, por lo que vemos actualmente, será un evento muy complejo.

Con el anuncio que hiciera hace unas semanas la dirigencia del FMLN, en el cual dio a conocer la propuesta de la formula presidencial que le “pondrá fin al gobierno de ARENA”, hemos visto un ambiente político tenso. Basta recordar que cuando fue hecha pública la noticia por la cúpula del FMLN, el “todopoderoso” señor presidente Elías Antonio Saca dijo serenamente que “lo que se veía en la izquierda salvadoreña era miedo”. Dijo que ARENA no tenía que preocuparse por nombrar a un candidato tan temprano y que tenían muchos de donde elegir. Un poco luego de haber dicho eso, nuestra vice-presidenta demuestra su interés por postularse como candidata a la presidencia (aun sabiendo que no cuenta con el apoyo de nadie, quería postularse como una de las “tantas personas capaces” que tiene el partido de gobierno). Hace una semana escuché la noticia de que ARENA quería agilizar el proceso de elección de su candidato a la presidencia. ¿Quién tendrá miedo ahora que ha sido lanzada oficialmente la candidatura de Funes?

Hasta el momento, ARENA no tiene ni un solo candidato presunto, ni mucho menos un candidato oficial. Ante tal actitud, lo menos que se podría pensar es que quien tiene miedo no es el partido de oposición, es el mismo gobierno el que teme que el FMLN tenga las armas suficientes que le permitan llegar al poder.

Por otra parte, la formula presidencial propuesta por el FMLN es una formula estratégica. Funes, es una persona reconocida nacional e internacionalmente por su alto nivel de credibilidad, inspira confianza en muchagente y además, cuenta con el apoyo de una enorme cantidad de personas, quienes aún no siendo “rojos”, estarían dispuestos a dar su voto por el FMLN. Sánchez Cerén, es parte de la comúnmente llamada “ala dura” del frente y con esta formula se persiguen dos cosas: ganar y asegurar votos. Se ganan votos, con la figura de Mauricio Funes y se aseguran los votos de los “rojos de corazón” con la figura de Sánchez Cerén. Realmente, una jugada inteligente del partido de izquierda.

Otro factor que hay que considerar al momento de hablar de estas futuras elecciones es el hecho de que la gran mayoría de jóvenes que en este momento no podemos asistir a las urnas por ser incapaces de hacerlo y tener menos de la edad necesaria para poder ejercer libremente nuestros derechos políticos, cumplirá con este requisito antes de que se celebren las elecciones y esta enorme cantidad de jóvenes tiene anhelos de “un cambio” aún no sabiendo el significado de esta palabra. Aplicada a nuestra realidad, el “cambio” tiene varios significados que dependen de la situación y de las aspiraciones de cada uno de los votantes, pero entre los cambios que cada persona quiere podemos decir que los más anhelados son: cese a la corrupción de los altos niveles de poder, más justicia, más trabajo y mejor repartición de las riquezas. Es a este último cambio que los sectores de poder que manejan al partido de derecha temen. Por años se ha visto cómo han explotado al trabajador y han hecho las mil y un artimañas para evitar pagar lo que realmente les corresponde pagar en calidad de impuestos. No podemos negar que en el país hay dinero, que ha habido un crecimiento económico (pobre y lento pero hay) y que gracias a las remesas de nuestros compatriotas cuasi americanos no estamos en un estado de desgracia y pobreza absoluta; pero tampoco podemos negar que la si la riqueza aumenta, se concentra en pequeños grupos de poder que manejan el gobierno actual y aún así el gobierno saca publicidad diciendo que “El Salvador va por buen camino”.

En la campaña anterior, cuando el candidato oficial del FMLN era Jorge Schafik Handal, fueron esos mismos sectores de poder económico los que le hicieron una campaña de desprestigio y terror en la que se tocaba el tema de las remesas y de la frágil economía que tendríamos de llegar Shafick al poder, pero tal como hemos visto en estos años en los que Saca ha estado al frente del gobierno salvadoreño, han ido en aumento las deportaciones, la economía es cada vez más dependiente de las remesas, se ha estancado la producción nacional, la pobreza aumenta, la delincuencia la vivimos como el “pan nuestro de cada día”, las necesidades de la población aumentan, los abusos de poder y la represión estatal son cada vez más grandes y aún asi, el gobierno dice que estamos bien porque nos dieron otra prorroga del TPS y seguimos a flote en un barco que poco a poco se hunde.

En la campaña anterior pudo más el miedo apoyado por la ignorancia del pueblo. Sin duda alguna, la dificultad más grande que debe afrontar el partido de izquierda es esa gran cantidad de publicidad que está del lado del gran capital. Éste, controlando casi el 90% de los medios de comunicación, se convierte en una máquina de lavado de cerebro que le da la capacidad suficiente de abusar de la ignorancia del pueblo, infundirle temor y de esa forma perpetuar su estadía en el gobierno.

Para evitar ese abuso, es que se debe invertir mucho en educación. Esta, no es una inversión que se vaya a ver en cinco años. El proceso de re-educar a una población toma, cuanto menos, cuatro generaciones. Si tenemos una población educada de forma integral, si tenemos una población que busque el desarrollo y que aprenda a pensar en bien de todos, muy difícilmente vamos a dejar que “nos den gato por liebre” y de esa forma no solo se mejora la calidad de vida de las personas, sino también se eligen las personas mas capaces de dirigir un gobierno que procure un bien común mayor.

Llegando a este punto, recuerdo una sabia lección de uno de los más grandes líderes revolucionarios del siglo XX, me refiero a Ernesto “Ché” Guevara, cuando dijera alguna vez: “yo luché con balas, tu lucharás con palabras”. La revolución más grande no es la que se hace por la fuerza, sino la que se hace educando a un pueblo, creándole anhelos, dándole oportunidades de desarrollo y procurándole una vida digna.

El gobierno ha entrado en una campaña proselitista que no pretende otra cosa que desvirtuar o atacar al otro partido, a su candidato y a su ideología. Para ello, utiliza a los medios de comunicación social. Una pequeña muestra de ello, es lo que hace poco salió en “El Noticiero” de Canal 6: Un “trabajo periodístico” que desacreditaba el trabajo de Hugo Chávez, hablaba de su política en contra de la empresa privada e insinuaba un “financiamiento” del gobierno venezolano a grupos de base del FMLN y ONG’s. Comparaban la figura de Chávez con el actual candidato efemelenista Francisco Funes y desacreditaban la labor hecha por el gobierno venezolano en dicho país ¿Por qué no hacer un trabajo periodístico que hable sobre cómo el gobierno salvadoreño ha implementado una pésima política capitalista en el país? Otro claro ejemplo ha sido la declaratoria de “día de luto nacional” al 11 de Noviembre. ¿Por qué los señores diputados no ocupan su tiempo en cosas que veraderamente son importantes?

Hablando de ideologías…

El modelo capitalista, en sí mismo, es un modelo de producción que tiene como objetivo hacer crecer la riqueza que generan algunos (llámense empresarios) para que luego ésta pase a ser parte de la riqueza nacional trayendo beneficios a todos. Ejemplos de países capitalistas exitosos hay muchos. Entre unos pocos podemos mencionar a Japón, Inglaterra, Alemania, Chile, Holanda y la mayor potencia mundial Estados Unidos. La forma en que se desarrolla este modelo es bajo el principio rector de: “liberar el mercado”, esto es, dejar que el mercado se guíe bajo sus propias reglas, liberando las economías, creando mercados cada vez más competitivos, fomentando la producción local. El problema radica cuando el interés del empresario no es el bien común sino su bienestar personal. Esto es lo que ha sucedido en nuestro país. ¿De qué forma ha sucedido? ¿Por qué ha fracasado el modelo capitalista en nuestro país? Porque los empresarios no tienen esa finalidad de alcanzar un “bien común” sino que un “bienestar privado”, porque han sido poco inteligentes para mejorar su productividad, porque han abusado del pueblo de muchas formas (bajos salarios, malas condiciones de trabajo y miles de factores más) y porque ellos son los que dirigen el gobierno y adoptan medidas que les traen beneficios a ellos únicamente y a nadie más.

Personalmente, lo que esperaría del FMLN en caso de que llegase al poder sería que realmente lograra un cambio, que mejorara la calidad de vida de la población y que diera lugar al libre ejercicio de los derechos de cada uno de nosotros. Además, algunos puntos que debe de tener en cuenta al momento de crear un plan de gobierno podrían ser:

Inversión en educación INTEGRAL

Promover el respeto al medio ambiente y garantizar la salud de la población. Es inexplicable el hecho de que se destinan mucho más fondos para construir calles que para garantizar la salud de la población.
Realizar una reforma fiscal que obligue a aquellos que tienen mayores ingresos a aportar lo que les corresponda.

Apoyar a la empresa privada y adoptar medidas que sirvan como incentivo para mejorar la producción nacional y que ayuden a crecer a las PYMES.

Abrir relaciones diplomáticas y comerciales con países que están teniendo crecimiento económico alto y no solo abrir relaciones con ellos, sino que aprender de sus experiencias. (China, por ejemplo se está postulando como una potencia económica gigante. Países que “ven más allá de la punta de la nariz” como Costa Rica ya abrieron relaciones con China y los beneficios que trae esto consigo son muchos)
Dar cumplimiento al principio de legalidad: “Los funcionarios no tienen más facultades de las que la Ley les permite”. Además de respetar los Derechos Fundamentales previstos en la Constitución y en Convenios internacionales.

Algunos de esos puntos, fueron destacados por el Padre José María Tojeira en la “Cátedra de Realidad Nacional” en el que se abordaba la temática de las elecciones en relación a los Derechos Humanos, a la cual tuve el privilegio de asistir.

La gran pregunta es: ¿qué esperamos del próximo gobierno? Esta pregunta es la que debemos hacernos nosotros mismos pensando no solamente en nosotros, sino también en las futuras generaciones. ¿Buscar un cambio o resignarnos a seguir como estamos? La decisión está en tus manos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s