Gran Alianza Nacional Electoral (GANE) Vrs. 5° Período Presidencial de ARENA

Autor: Raúl Mijango


Alternancia o continuidad, este será el verdadero dilema al que se enfrentaran los salvadoreños (as) en las elecciones que se celebraran en el primer trimestre del año 2009.

El Partido ARENA esta por concluir su cuarto periodo al frente del poder ejecutivo, cada periodo es de cinco años y la suma de los mismos da como resultado 20, que es igual a 240 meses. Si tomamos en consideración la expectativa de vida que se tiene en El Salvador, sin ninguna vacilación podemos decir que ARENA ya le ha gobernado una tercera parte de la vida a cada salvadoreño. Si es suficiente tiempo o no eso lo decidirán los electores en el 2009.

Los sectores políticos y sociales que estamos a favor de la alternancia, debemos asumir que ésta sólo será posible si somos capaces de actuar por sobre los limites de nuestras visiones ideológicas y por encima de los interés partidarios, sectoriales y personales que (en la mayoría de las veces) son los que impiden la posibilidad de unir fuerzas para derrotar al adversario político. El sentido común establece que unidos se es más fuerte y desunidos más débiles, por tanto, si en realidad hay un verdadero y sincero deseó de sacar a ARENA del poder, toda la oposición democrática debe reafirmarlo unificándose en una Gran Alianza Nacional Electoral (GANE) que proporcione la energía física, síquica y anímica que se necesita para derrotar a ARENA, tal y como lo a sugerido recientemente el FDR en su pronunciamiento a la nación de fecha 14 de agosto de 2007.

Es falso el concepto que un analista que se pretende colar como ideólogo de la Democracia Cristiana esta queriendo acuñar al considerar que oponer la Gran Alianza Nacional Electoral contra el bloque de la derecha liderado por ARENA, “anula la pluralidad de nuestro sistema político”, y que por tanto, para salvar dicha pluralidad hay que presentar terceras y cuartas opciones. Esa tesis ya se desfaso desde el justo momento que ARENA hizo el llamado a la creación del bloque de la derecha para mantener vigente “el régimen de libertades” o lo que es lo mismo, continuar con el control del poder del Estado. A nadie de los llamados a conformar la Gran Alianza se le esta solicitando que renuncie a sus postulados ideológicos o programáticos, por el contrario, se les esta pidiendo que desde esos postulados aporten en la formulación de un programa de Gobierno de Unidad Nacional. Los Demócratas Cristianos deberían ser los que menos claves deben de pedir para descifrar este mensaje, pues se trata de crear algo así como la Unión Nacional Opositora (UNO) de los años 72 y 77 de la que ellos fueron sus principales artífices y que resulto exitosa electoralmente. Quedarse fuera hoy de la Gran Alianza sugerida, no sólo los confronta con su historia sino también los coloca del lado de los que están a favor del contuinismo de la derecha en el ejercicio del poder.

El grupo musical Inti – illimani de origen chileno, creo para la Unidad Popular (UP) que Llevo a Salvador Allende al poder a principios de los años 70s del siglo pasado, una marcha que titulo: “La Marcha de la Unidad, cuyo estribillo más fuerte dice que “EL PUEBLO UNIDO JAMAS SERA VENCIDO”, marcha que ha sido adoptada por el actual FMLN casi como su himno, pues se canta con gran solemnidad y con el brazo izquierdo en alto en todas sus actividades políticas. Pues si existe el verdadero convencimiento de que el pueblo unido jamás será vencido, sin titubeos, sin vacilaciones, sin paranoia (a fantasmas o grandes conspiraciones internacionales) ni desconfianzas el FMLN debe atender este llamado, pues no hay que confundir el adversario, este es ARENA y no ninguno de sus potenciales aliados quienes somos tan necesarios para construir la energía política y social que se requiere para obtener la victoria.

El FMLN es un actor importante en esa Gran Alianza y nadie debe pretender negárselo, pero tal condición no le confiere el derecho de hegemonizar tal instrumento, por tanto, debe ser el frente quien con más madurez debe de actuar, apartándose de toda posición sectaria que lo lleve a considerar que unidad es unírsele a el y apoyarle su programa y sus candidatos, considerando a los demás como simples apoyos a quienes se les utiliza ya sea por su debilidad o ingenuidad sin dárseles su verdadero valor, pues eso seria contrario al espíritu de concertación que servirá de cemento en la unión de la Gran Alianza propuesta, donde deberá respetarse a todo miembro por su valor cualitativo y no cuantitativo ya que se puede ser grande pero torpe y poco ágil para hacer movimientos.

A los diversos sectores y fuerzas sociales, es decir la sociedad civil convocada a la Gran Alianza los insto a ser la novedad en esta nueva coyuntura, su presencia protagónica saturando de propuestas de solución a los graves problemas que agobian a los salvadoreños servirá para exorcizar de demonios la propuesta de la Gran Alianza y contribuirá a desmontar campañas preconcebidas que tienen como propósito cultivar miedos y temores para explotarlos electoralmente. Pero los miembros de la sociedad civil deben mantenerse alerta para evitar caer en el vicio que tanto cuestionan a los partidos políticos, las disputas por el poder y los cargos, a ellos les corresponde ser los primeros en dar la lección de patriotismo que tanto necesitan los partidos, cual es, actuar anteponiendo los intereses del país a los intereses partidarios, sectoriales o personales.

El desgaste y agotamiento que presenta el modelo impulsado por ARENA y sus evidentes contradicciones, lo colocan justo en la posición que se necesita para derrotarlos ¡los tenemos en la mira!, pero ARENA no caerá sólo, tal victoria sólo dependerá de la madurez, la inteligencia y la audacia con la que actué la oposición y en especial sus principales actores; es el momento justo para una victoria popular y sólo se perderá ese momento y posibilitara que ARENA gane su quinto periodo, si el fanatismo, el hegemonismo y el sectarismo se imponen, haciéndole daño a la oposición, al pueblo y beneficiando a la derecha. De igual manera resultará si se termina creyendo que es más importante salvar la pluralidad del sistema político a costa de un periodo más de ARENA al frente del poder ejecutivo. El desafió esta de nuestro lado, no le fallemos al pueblo ni a su historia, veinte años de gobierno arenero ya son suficientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s