Los Honorables

Autor: Ángel Juárez

Había una vez, en un 5 de julio, en una manifestación frente a la universidad nacional, un sujeto con una m-16 apareció. Hizo una, dos, tres ráfagas. De repente aparecieron policías, helicópteros, francotiradores en el techo del hospital Bloom, periodistas, camarógrafos. Un desorden total. 2 policías muertos y un empleado de la universidad herido. De qué arma vinieron las balas (ningún examen balístico se hizo público; ¿o solo en los programas del cable hacen eso?), no se sabe.

Pero al final ya se tienen los culpables. Y de qué se trataba la manifestación, nunca se supo.Unos meses después de estos hechos, todavía en el año 2006, después de que los honorables, los diputados, se sentaran, leyeran el diario, tuvieran varios recesos, se volvieran a sentar, leer el diario y tener otro receso (para descansar) se maduró una idea en sus mentes con respecto a estos hechos: hacer una ley. Se aprueba la moción. Todos levanten su mano. Sí, moción aprobada.La ley antiterrorismo se aprobó en el mes de septiembre de ese año.Otros manifestantes, en Suchitoto, San Salvador, estaban en las calles del pueblo. Sobre qué se manifestaban, no se sabe, pero apareció la policía, los gases lacrimógenos, balas de goma. ¿Contra qué? Contra piedras que encontraron algunos manifestantes. ¿Se estaban defendiendo de los ataques de la policía? No se sabe, pero siempre los culpables aparecieron. Estrenaron la ley aprobada, felicidades. Se les declaró terroristas por tirar piedras de destrucción masiva o quizás por sudar elementos parecidos al ántrax. Es que no se sabe cómo son las piedras por ahí. Ellos, los malos, atentaban contra, contra… Bueno, eran terroristas.Y eso que la constitución, en el artículo 87, permite a los ciudadanos, si las condiciones del Estado no les parecen, el derecho a la insurrección (que sería bastante aplicable a manifestarse). La constitución nos da derecho a la insurrección. Pero las leyes aprobadas por Los Honorables sirven para violar los derechos constitucionales. Noooo, si por algo están en el poder. La Constitución permite la insurrección de la ciudadanía (pues existen circunstancias que no les parecen, pero nadie parece interesarse en lo que reclaman), pero las leyes de los diputados anulan estas libertades constitucionales. Y después sale el presidente diciendo que hay que subir la condena. Qué país, para tener tales gobernantes que no saben ni lo que dice la constitución. Prefieren inventarse sus propias leyes.

Bueno, quizás no saben leer, quizás ese sea el caso. Si no se sabe leer, ni conocen de leyes, califica para ser diputado. Si no lo fueran lo que son no se tomarían el tiempo para hacer leyes como las que hacen contra tres numeritos, 666, que como tienen demonios, dicen, hay que tomar cartas del asunto y escribir otras leyes para meter presos a los endemoniados. Para que se le salgan esos espíritus, ah. Lástima que no pueden hacer una ley contra los demonios. Más fácil, porque si los demonios se les salen, se van a meter en otro y van a volver a hacer de las suyas. Pero la constitución permite, como ya todos saben menos los diputados, la libertad de culto. Que venga Jesucristo a fundar su propia iglesia.

No, no en el país de estos señores.Y otra ley contra los mosquitos, aunque usted no lo crea. La propuesta de ley era castigar con cárcel a todo aquel que tenga algún instrumento que promueva la propagación del mosquito. De alguna manera tienen que ocupar el tiempo. Moción aprobada, moción desaprobada, apretar el botón, no apretar el botón, vamos a pasar lista, presente, ausente (por estar tomando café), aquí va a hablar la honorable ministra, ministro (qué aburrido)…

Ahhhh, otro largo día de trabajo.Y para cualquier problema, tienen siempre lista la ley de garrote. Si no te gusta, te metemos preso. Manejas rápido, ley de conducción temeraria; pertenecés a pandillas, ley mano dura; decís algo contra un culto o algo que ofenda su sentido religioso, te vas para la cárcel. Y si se pone la cosa dura, le meten más años de cárcel.

Aquí, se le saca una ley por cada problema. No han auditado la Corte de Cuentas en 12 años, ah no, ahí no se puede hacer nada. No, solo son pleitos entre el fiscal general y el presidente de la corte. Están enojados. Desen la mano, vaya, los niños. Solo son pleitos. Y los nexos con el narcontráfico (diputado suplente Eliú Martínez), la corrupcción del diputado Silva (y otros ediles del oriente del país), ahí no se reúnen para hacer una ley contra corrupcción, ni para aumentar los años de cárcel para limpiar la política de la corrupción. No es que la corte es la cobija del PCN, cómo se lo van a auditar. Si parte del currículum del presidente de la corte de cuentas es haber sido decano de una universidad que vendía los títulos. Integridad comprobada. Y los hacía mientras era diputado. Mejor ver si en el DUI, va ir el apelativo de divorciada o soltera. Unos días para decidirse. Siempre trabajando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s