02 de Julio de 2006 y 02 de Julio de 2007 en Suchitoto

Autor: Jan Palach


El lunes 2 de julio de este año (el mismo día de la captura de Belloso), los pobladores de Suchitoto recordaban cómo hace un año lamentaban la muerte de Francisco Manzanares y de Juana Monjarás de Manzanares. El doble asesinato se halla documentado en el Informe nual 2006 de Tutela Legal del Arzobispado (http://www.tutelalegal.org/ ), el cual se transcribe a continuación por favor, no deje de leerlo, es muy importante:

Francisco Manzanares, de 77 años de edad y Juana Monjarás de Manzanares, de 75 años de edad, fueron ejecutados arbitrariamente en su casa de habitación, situada en la Avenida Rafael Palacios, de la Ciudad y municipio de Suchitoto, departamento de Cuscatlán, por sujetos desconocidos, la mañana del domingo 02 de Julio de 2006. Los responsables ocasionaron las muertes utilizando armas punzantes y cortantes; la evidencia forense permite concluir que ambas personas fueron torturadas previamente con extremo sadismo, utilizando para las torturas físicas el mismo tipo de armas y golpes . Los homicidas habrían afectado la escena del crimen rociando aceite y cal sobre los cuerpos de sus víctimas, el piso y las paredes.

Entraron a la casa de habitación y descubrieron los cadáveres al interior de la misma, en la cama de una de las habitaciones. Sin haber avanzado en las investigaciones, según fuentes periodísticas, autoridades policiales sostuvieron que el móvil de los homicidios era el robo, en tanto que autoridades fiscales pusieron en duda que se hubiese infligido torturas sobre las víctimas. Familiares de las víctimas, sin embargo, denunciaron públicamente el crimen y atribuyeron el mismo a escuadrones de la muerte que actuaron por móviles políticos.

Los esposos Manzanares fueron militantes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) desde inicios del conflicto armado en 1980; dos de sus hijos han sido públicamente conocidos como miembros del FMLN. Uno de ellos, llamado también Francisco Manzanares, fue víctima de una presunta ejecución arbitraria por parte de agentes de la PNC después de finalizado el conflicto armado.

Su otra hija, Marina Manzanares, se destacó como integrante de la radio insurgente llamada “Radio Venceremos” y, en la actualidad, es militante de dicho partido y activista en pro de la memoria histórica respecto de las graves violaciones a los derechos humanos ocurridas durante el conflicto armado. Marina Manzanares ha denunciado públicamente que, durante la campaña electoral de 2006, recibió amenazas e insultos por parte de miembros del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) en Suchitoto.

Meses antes de las ejecuciones, el matrimonio Manzanares recibió diversas amenazas dirigidas contra su hija Marina y contra el señor Francisco Manzanares; en una de ellas sujetos desconocidos y “bien vestidos”, se presentaron a la vivienda de las víctimas y entregaron a la señora Juana una caja que contenía huesos y tierra. Luego de cometidos los asesinatos, Marina Manzanares denunció la perpetración de amenazas y actos intimidatorios por sujetos.

El matrimonio Manzanares Monjarás administraba una pequeña “tienda” venta de productos básicos) en su casa de habitación; el señor Francisco Manzanares fue visto a eso de las 06:30 horas del 02 de julio comprando el periódico fuera de su vivienda y se les escuchó conversar al interior de la casa a eso de las 07:00 horas del mismo día. Fueron localizados ante la intervención de familiares, quienes preocupados por encontrar cerrada la tienda y observar desorden dentro de la casa, dieron aviso hacia el medio día al puesto de la Policía Nacional Civil (PNC) del lugar, siendo agentes policiales quienes entraron a la casa de habitación y descubrieron los cadáveres al interior de la misma, en la cama de una de las habitaciones. Sin haber avanzado en las investigaciones, según fuentes periodísticas, autoridades policiales sostuvieron que el móvil de los homicidios era el robo, en tanto que autoridades fiscales pusieron en duda que se hubiese infligido torturas sobre las víctimas. Familiares de las víctimas, sin embargo, denunciaron públicamente el crimen y atribuyeron el mismo a escuadrones de la muerte que actuaron por móviles políticos.

Desconocidos en su contra.

Tutela Legal del Arzobispado hace notar en este caso que el grave crimen fue cometido en un lapso que inicia con posterioridad a las 07:00 horas de la mañana del 02 de julio de 2006 y finalizó antes del mediodía. Dicho momento coincide con la realización del culto religioso dominical de una Iglesia protestante situada a dos casas de la vivienda de los Manzanares, situación que permitió, en gran medida, evitar que fuese escuchado el ruido que habría producido la perpetración de las torturas y los homicidios.

Por otra parte, las ejecuciones fueron cometidas el domingo 02 de julio, siendo llamativa la circunstancia que, cada domingo, la ciudad de Suchitoto es visitada por considerable cantidad de turistas, lo que podría haber facilitado que los perpetradores se confundieran entre los mismos. Los elementos anteriores permiten concluir que el momento del crimen fue cuidadosamente seleccionado por los asesinos, lo que denota planificación y capacidad operativa para perpetrar las ejecuciones.

El perfil de las víctimas, tanto el matrimonio Manzanares como sus\ hijos, les sitúa claramente como opositores políticos del Gobierno, especialmente en el caso de la hija de ambos, Marina Manzanares, pero sin dejar de considerar que Don Francisco Manzanares también participaba de actividades eventuales donde hacía manifiesta sus simpatías políticas. Las amenazas previas recibidas por la familia Manzanares, así como el sadismo empleado para la perpetración y las amenazas posteriores al crimen en contra de los familiares, evidencian que, además de la eliminación física de las víctimas, se persiguió provocar terror y amedrentar a la familia Manzanares y al conglomerado político y social al cual pertenecen. Las características descritas permiten concluir que la violencia utilizada para perpetrar el crímenes coinciden con el patrón de la violencia que utilizaron los Escuadrones de la Muerte. Luego de cometidos los asesinatos, Marina Manzanares denunció la perpetración de amenazas y actos intimidatorios por sujetos desconocidos en su contra.

 

Escuadrones de la muerte en El Salvador y otros más recientes.

La Fiscalía General de la República se ha negado a proporcionar información a Tutela Legal del Arzobispado sobre el desarrollo de las investigaciones.

Precisamente el 2 de julio de este año, el presidente Saca llegó a Suchitoto a lanzar su Política Nacional de Descentralización del Agua (para muchos, el inicio o el disfraz de una privatización, pese a los juramentos del presidente). Personas, organizaciones y otros sectores acudieron para protestar de forma pacífica y hacerse escuchar (algo por completo válido en “el país de la amplia libertad de expresión”), pero fueron repremidos brutalmente por agentes de la Policía Nacional Civil, allí en el mismo lugar en donde acaeció el asesinato de los esposos Manzanares. Frente a ello, el presidente Saca se vio obligado a trasladar el lanzamiento a casa presidencial (en donde una sonriente Milagro Navas -alcaldesa de Antiguo Cuscatlán por ARENA- lo recibió con pompa y júbilo), mientras miembros de la Unidad del Mantenimiento del Orden (UMO), del Grupo de Operaciones Policiales Especiales (GOPES) y del Grupo de Reacción Policial (GRP) rociaban con gas pimienta y balas de goma a los manifestaban que habían cerrado el acceso a Suchitoto, incluidos miembros de seis ONG (PROVIDA, APSAL, CRIPDES, CRC, AOS, CORDES). En total hubo al menos 13 detenidos, 25 personas lesionadas por el impacto de balas de goma y 18 personas con irritación en los ojos y garganta debido al gas pimienta.

Para variar, el presidente Saca acusó a miembros del FMLN de los disturbios sucedidos en Suchitoto y aseguró que todo eso ya había sido orquestado por el mismo Belloso. No es posible que el presidente manipule la realidad de unos hechos de esta manera. Como tampoco debería ser posible permanecer indiferentes ante los varios casos de ejecuciones sumarias del tipo escuadrones de la muerte que se vienen dando en nuestro país (según Tutela Legal, 139 de 233 casos de violaciones a la vida en el 2006 corresponden a hechos que reúnen las características de ejecuciones extrajudiciales de personas: disparo en cráneo, manos o pies atados, mordazas, signos de tortura en los cadáveres u otros; en 5 de esos casos, siempre según el mismo Informe, existen elementos para concluir móviles políticos en la perpretación de los homicidios; dos homicios (incluido el de los esposos Manzanares Monjarás en Suchitoto, habrían sido cometidos por un escuadrón de la muerte.

También cabe preguntarse por qué ni TCS ni los dos periódicos impresos de mayor circulación han cubierto o le han dado espacio al Informe Anual 2006 de Tutela Legal que denuncia estos asesinatos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s