Parker Vrs. Creciendo en Gracia: El Monstruo de la “Moral Objetivizada”

El pasado domingo, en el suplemento Enfoque de La Prensa Gráfica, ha salido una entrevista con el líder del Partido Demócrata Cristiano Rodolfo Parker. El argumento ha sido la reforma del Código Penal que castiga con cárcel las ofensas a las creencias religiosas. Parker, cabe recordarlo, fue uno de los más vehementes impulsores de lo que en otro editorial llamé “el Decreto Miranda”, puesto que fue la creación artificiosa del no-caso Creciendo en Gracia por parte de la prensa nacional y, bajo aguas, de algunos sectores ligados a las iglesias tradicionales, para permitir que los honorables diputados produjeran un decreto “ad hominem”.
La entrevista en cuestión es un ejemplo de las aberraciones e incoherencias que se pueden proferir cuando uno o más representantes de un Estado laico se proponen usar al mismo Estado para imponer directrices absolutas y dogmáticas a la conducta privada de sus conciudadanos. Además, por si esto no fuera suficiente, el diputado verde deleita la platea de ignaros lectores añadiendo matices, ¡y qué matices!, a conceptos que la cultura occidental (permítasenos el uso de esta “criticada” palabra) creía haber sentado hace décadas.

En la segunda pregunta el periodista interroga a Parker sobre si, según su juicio, no se puede considerar religión el culto a la Tierra que siguen aún hoy ciertos grupos de indígenas a lo largo de América Latina. El abogado afirma lapidario: “No en nuestra civilización actual, porque las civilizaciones evolucionan y manifiestan esa evolución mediante su cultura y, dentro de ello, el culto religioso”. Traducido: quienes adoran a la Tierra como divinidad hacen parte de una civilización que no ha evolucionado, por lo tanto inferior. Este razonamiento fue la base de la justificación filosófica y teológica de todo tipo de colonialismo: como existen pueblos “inferiores” cegados por el mito y la superstición, es deber moral de los “superiores” ilustrarles el camino hacia la luz de la verdadera civilización. ¿Y cuál es? Supuestamente la católica y occidental, pero, ya que estamos en El Salvador, es una mezcla tóxica y pegajosa entre el peor conservadurismo de las jerarquías vaticanas y las visiones alucinadas de un Apocalipsis cotidiano que empapa una buena tajada de pastores evangélicos.

Pero Parker, no dándose cuenta de “haber metido la pata”, va mucho más allá: “(el de las divinidades) es un tema de primitividad: el no poder explicarse el trueno lo llevaba a adorarlo como a un dios, porque no había una capacidad de intelecto, de la evolución científica, de herramientas que el ser humano las tiene bastante desarrolladas”. Traducido: los grupos de indígenas u otros que no se mueven entre la religiones que Parker no considera “primitivas” no solo son “inferiores” sino faltos también de “las herramientas que el ser humano tiene bastante desarrolladas”. ¿No son seres humanos entonces? ¿Quiere quizás el diputado demócrata cristiano revivir la teoría nazi del Untermensch, el sub-hombre, con las que se catalogaban judíos y gitanos para poderlos suprimir?

El periodista, tal vez viendo que su entrevistado se estaba perdiendo en afirmaciones extemporáneas y muy discutibles, lo llevó rápidamente al punto: Creciendo en Gracia.
Aquí el abogado pedecistas, en lugar de encontrar el lumen de la razón y del equilibrio perdió totalmente la brújula. Frente a la afirmación del enviado de Enfoque que Creciendo en Gracia, por el hecho de tener un culto a una persona que es considerada dios para sus secuaces, se puede considerar una religión, Parker se tiró por el lado más complicado: lo de la moral. Según él si alguien llega y se declara el Diablo va en contra de la moralidad generalmente aceptada donde un dios es el bien y otro personaje es la maldad… ¿Y qué? Ya perdimos, nosotros lectores, el hilo y el punto. Parker, en la tentativa de atar cabos a su discurso se había enrollado en un monstruo-pensamiento que sinceramente asustaba más que el Apocalipsis de San Juan.

Cuando el entrevistador, para echar luz en la tiniebla, declaró que la “moral no es algo objetivo” acabó poniendo una soga al cuello del diputado. “Sí, se objetiviza” exclamó Rodolfo-Savonarola y enseguida presentó el ejemplo que nos iluminó: “es totalmente objetivo que no es correcto hacer pipí enfrente de la gente. Para la mayor parte de las personas esto está afuera de la moral”. Dejando a un lado que acá en el país medio mundo irriga las aceras a plena luz del día, en los países musulmanes donde se aplica la sharía (ley islámica) y en las islas de la Polinesia y de la Micronesia es moral tener muchas esposas, ¿qué vamos a hacer? ¿Mandamos al canciller Laínez a la ONU a decirles que son unos inmorales? ¿Pedimos al Papa unos meses de rezos colectivos que limpien los pecados de los infieles? Pero nosotros pobres lectores quedamos en lo de antes: ¿Y qué?

“¿Qué diferencia hay entre tatuarse un 666 o un par de cachos? Nadie lo ponen preso por tatuarse cachos…” fue la siguiente, e inteligente, pregunta. Una vez más el pedecista se salió con otro ejemplo infeliz. Lean atentamente la respuesta: “Mira, alguien puede venir a decir que no es malo ser puta, es decir porque la mujer lo hace por necesidad económica. Hay ciertas cosas que son de orden moral, pero hay otras más profunda. Ese ejemplo que te ponía yo es de orden sociológico y cada quien lo valorará, pero hay ciertas cosas que no están sometidas a valoraciones, porque son cosas por si mismas”. Acá la explicación de esa mota de palabras: el 666 es negativo no porque la mayoría lo piensa así sino porque lo dice la Iglesia Católica y se fundamenta en la Biblia. ¡Cuantas vueltas para llegar ahí!

En mi análisis detallado aquí me quedo por dos razones: primero, desentrañar algo más del parker-pensamiento no aporta nada de nuevo sobre lo que ya la mayoría de los salvadoreños y extranjeros pueden haber entendido, segundo, porque es irrelevante saber que más pudo añadir a un argumento tan delicado luego de habernos donado tantas perlas de sabiduría, respeto a los demás y tolerancia. Pero, por deber de crónica, cabe señalar que en dicha entrevista Rodolfo Parker admitió en claras letras tener algo en contra del Ministerio Creciendo en Gracia y que el decreto surgió a causa de este culto. Qué raro.
En lo personal lo que me asombra y me preocupa es la actitud persecutoria que anima los discursos de un hombre de ley, el abogado Parker, que tendría que tener bien claro los conceptos de libertad de expresión, libertad de culto y de libre iglesia en libre Estado. Además su partido, el democratacristiano, cuando nació tuvo como fuente inspiradora las Democracias Cristianas europeas, desde la alemana hasta la italiana que fueron lucidos y valiosos ejemplos de tolerancia y buen gobierno. Esos institutos políticos hacían referencia a los valores cristianos que intentaban llevar a la vida política pero sin pretender imponerlos o, peor, construir aparatos persecutorios a daños de los ciudadanos que no se reconocían en el horizonte religioso que los animaba. El Estado quedaba laico y sus instituciones eran finalizadas para garantizar a todos el máximo grado de libertad y no para restar espacios de expresión a unos más que a otros.

Finalmente el buen católico Parker habla de moral con la pretensión de objetivarla. Yo también, como muchos otros, soy católico y los curas de la iglesia de mi juventud me enseñaron que mentir es pecado, que usar la mentira para defender culpables es pecado, que no permitir que ofendidos y victimas no logren justicia y paz por sus sufrimientos es un pecado aún más grave. El Informe de la Comisión de la Verdad, recopilación de los crímenes que ensangrentaron a El Salvador antes y durante la guerra, dice: “El licenciado Rodolfo Antonio Parker Soto, miembro de la Comisión Especial de Honor, alteró declaraciones para ocultar la responsabilidad de altos oficiales en el asesinato de los padres jesuitas”. ¿Cuáles dictámenes morales siguió entonces el diputado Parker?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s