Medios de Comunicación, Estado y Censura en El Salvador

Art. 6 Cn [extractos]: “Toda persona puede expresar y difundir libremente sus pensamientos siempre que no subvierta el orden público, ni lesione la moral, el honor, ni la vida privada de los demás […] En ningún caso podrá secuestrarse, como instrumento de delito, la imprenta, sus accesorios o cualquier otro medio destinado a la difusión del pensamiento”

La libertad de expresión y de prensa en El Salvador es una farsa. Es impropio de un medio de comunicación prestarse a ella, pero así es. La mayor parte de los medios de comunicación salvadoreños son actores de esta escena del teatro “democracia”.En nuestro país, tanto el Estado, en complicidad con la empresa privada, como los medios están íntimamente ligados. La radio como la televisión y le prensa escrita están llamados a ser sensores de la cosa pública, pero priman en los dueños de estos los intereses económicos antes que la ética profesional (nótese también que ninguno es profesional del periodismo y la comunicación). No debe extrañar que, por ejemplo, en El Diario de Hoy a diario presente noticias irrelevantes como la propuesta para quitar el estado civil de divorciado, ventas de riñón, que Britney Spears se rapara la cabeza, o que en el palacio de Buckingham los reyes ya sean abuelos. Temas que a más de no importarle a nadie (y mírese que desgraciadamente no es así, la constante repetición de esta clase de temas irrelevantes hace que a la gente les empiecen a interesar) son solo distractores para que la gente no se entere de lo que en verdad importa: que el presidente admitió que nunca han dejado de estar en campaña, que ARENA mandó una carta a los empresarios para pedirles dinero y dijeron que no permitirían la alternancia en el poder, que Saca pretende rearmar la FAES con armas de última generación, que el Ministerio de Hacienda es cómplice de las grandes gasolineras porque no quiere colaborar, aunque la constitución se lo exige, con la Comisión Especial de la Asamblea que analiza el tema de los hidrocarburos, etc.

Pero, ¿Por qué? Simplemente es censura. ¿O alguien se imagina a EDH o La Prensa Grafica tocando a fondo el tema de los hidrocarburos si ESSO, Texaco y Shell son tres de sus principales anunciantes? Antes que eso mejor dan la noticia que nació una vaca con dos cabezas. En el tema CENSURA hay dos grandes ramas en El Salvador, y probablemente en toda Latinoamérica: la censura desde el Estado y la censura desde la misma empresa de Comunicación (la autocensura). El derecho a la Libertad de expresión está dentro de los derechos inherentes al ser humano con las únicas condicionales del respeto al derecho ajeno.

En El Salvador este derecho a expresar los pensamientos muchas veces es atropellado no solo por los mismos dueños de los medios de comunicación, quienes guiados por sus propios intereses económicos limitan al periodista a que escriba solo sobre una “línea política o línea editorial” para evitar roces con sus anunciantes, sino también por parte del Estado. Un caso conocido fue la censura del programa “Sin Censura” del periodista Mauricio Funes, que actualmente se está reiniciando y transmitiendo por radio, al que por varias ocasiones pusieron fuera de línea (y lo siguen haciendo muchas veces en su nuevo programa La Entrevista). El colmo de males para este periodista llegó cuando la Cadena Azteca, donde transmitía la Entrevista Al Día, lo despidió a él y sus allegados, donde quedaba demostrado el poder que puede tener el Estado y sus cómplices para sacar del aire a quienes les estorban.

Otro caso de censura, aunque aquí no puedo acusar al Estado directamente, pero a mi juicio no puede ser otro, es la que le hicieron a la página de internet de Telediario, reconocido periódico virtual de Guatemala, cuando el caso del asesinato de los tres diputados salvadoreños del partido ARENA. Constantemente se intentaba entrar a la página de internet, pero no se podía, se re-direccionaba hacia otra que no tenía nada que ver con la deseada. Pero si se entraba a la dirección por un método llamado “pasar a través de proxy” entonces si se lograba navegar. ¿Qué significa? Que se había llegado a un arreglo entre las ISP (Internet Service Provider) y alguien interesado a que esas noticias no llegaran al país y se re-direccionaran las IPs de las paginas. Y es que solo no se podía entrar desde El Salvador, porque comprobé con amigos en Europa y otros en Estados Unidos y América del Sur, y desde allá era totalmente posible.

Y así se pueden seguir dando ejemplos, pero nos limitamos a estos dos por ser relevantes y en aras del espacio. Motivados por esta falta de información y veracidad en El Salvador, y sabiendo que aunque nos podemos ganar censura estatal en algún momento, nace PatriaExacta. Creo que la desinformación no puede seguir siendo parte de la vida cotidiana en el país, y si alguien no comienza a decir la verdad en un medio que tenga la posibilidad de llegar a todo el mundo nunca se va a salir de este atasco. Esta es nuestra contribución a la verdad, y esperamos que tu, usuario y navegante de PatriaExacta, colabores con nosotros y hagas lo mismo: compartir con nosotros la Realidad de tu país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s