Movimiento “Lideres por el Cambio”

Autor: Raúl Mijango


Recién comienza el año 2007, y éste nos trajo ya las primeras buenas nuevas. El anuncio por parte de los exitosos alcaldes: Will Salgado de San Miguel, Orlando Mena de Santa Ana y René Canjura de Nejapa, de haber dado vida a un nuevo movimiento al que han dado por llamar: “Lideres por el cambio”, se caracteriza por ser una noticia esperanzadora, pues introduce al espectro político salvadoreño un tercer elemento que no sólo puede romper la polarizacion, la continuidad de Arena al frente del gobierno y también, provocar la alternancia en el ejercicio del poder político del Estado, que representa la más dura prueba que tiene como reto superar la aún adolescente democracia surgida tras la firma de la paz.

Este movimiento que se caracteriza por ser trans – ideológico, porque reúne en su seno a líderes provenientes de diferentes partidos políticos, tiene muchas posibilidades de éxito, por diferentes razones:

Primero, porque están poniendo los intereses del país y la búsqueda de soluciones a los problemas que más lo aquejan, por sobre lo reducido y fanático de las visiones ideológicas de los partidos.

Segundo, porque ellos en si mismos, son evidencias tangibles del éxito de gestiones municipales que han hecho progresar a sus municipios y se han ganado el cariño de sus pueblos, porque los han sabido escuchar, y sobretodo, porque han dado respuestas prontas y eficaces a las demandas de la gente, pese a lo reducido de los presupuestos que manejan.

Tercero, porque en la ultima elección, demostraron en sus municipios que fueron capaces de romper la polarizacion política que desatan los partidos millonarios y los pasaron a ocupar segundos y terceros lugares en la votación, con campañas más modestas pero más sinceras. La lección que ellos han dado en sus municipios, es que sí se puede. Si fueron capaces de hacerlo en Santa Ana, San Miguel y Nejapa, se puede en todo El Salvador.

Todos los que honesta y sinceramente aspiramos a cambios que contribuyan a mejorar las condiciones de vida de todos los salvadoreños, debemos sumarnos en apoyo a éste movimiento, porque realmente es lo nuevo, lo más cercano a la gente, los que no son enemigos de nadie más que de la pobreza que impide vivir con dignidad, de la inseguridad que mantiene en zozobra al pueblo y quienes sueñan con construir un El Salvador: seguro, prospero y democrático.

Los “tres Mosqueteros”, como puede llamársele a estos tres lideres, no pretenden ser los únicos en encabezar éste movimiento, es más, han sido enfáticos en expresar que si al movimiento se suman lideres con mayor presencia, capacidad y aceptación que ellos, no dudarían en darles su apoyo, porque ellos no se han organizado para dar satisfacción a sus intereses personales, sino, para buscar soluciones a los graves problemas que agobian al país. Dicen ser, la cabeza visible de un movimiento que tiende a crecer y que ya está comenzando a sumar otros lideres que pronto romperán su anonimato y además, están haciendo un llamado claro a aquellos lideres que aún se encuentran deshojando pétalos de margaritas en sus partidos y atrapados en el dilema de si los quieren o no los quieren.

Lideres por el Cambio puede ser hoy en El Salvador, el equivalente al movimiento Frente Amplio de Uruguay, Partido de los Trabajadores de Brasil, Unidad Nacional de la Esperanza de Guatemala, el original Movimiento Quinta Republica de Venezuela, Acción Ciudadana de Costa Rica, La Unión Nacional Opositora de los años 70 en nuestro país y otros tantos movimientos exitosos que han surgido de la nada y han obtenido contundentes victorias que han dejado perplejas y atónitas a las fuerzas políticas tradicionales de sus países, quienes fueron castigadas por lo perverso de su gestión, o por lo ineficaces, debido a su comportamiento obtuso.

Los partidos políticos son el único medio para acceder al poder político del Estado, reza nuestra Carta Magna, no obstante, el movimiento Lideres por el Cambio a dejado muy en claro que no pretende convertirse en partido político, más bien, han pedido a los partidos PCN, PDC y FDR que sean la base de esa alianza, con el claro convencimiento que las banderas sólo serán el medio para llegar, porque lo mas importante será la oferta programática y la credibilidad de las personas que como candidatos la sustenten. Y no se asustan si al final sólo quedan dos banderas o una sola con la cual se postularan, porque para ellos la bandera sólo es el medio y no el fin. El fin, lo conciben como la transformación estructural que el país necesita para procurarles a todos los salvadoreños un mejor lugar donde vivir. Donde la ausencia de oportunidades, no sea nunca más, la fuerza que obligue a los mejores hijos del país a abandonar la tierra que los vio nacer.

Para los partidos como el FDR, que nacimos convencidos que los pueblos más que ideologías lo que tienen son aspiraciones y problemas por resolver, no debemos en ningún momento vacilar en dar nuestro apoyo a este movimiento, donde a titulo personal participan algunos lideres vinculados a nuestra estructura partidaria, debemos abrir nuestras manos para estrecharla con otras fuerzas políticas en la alianza a la cual nos están llamando los Lideres por el Cambio, y en caso de no producirse la alianza, porque la capacidad de influencia de Arena en los otros partidos los haga desistir, entonces debemos abrir ambos brazos para abrazar con toda nuestra fuerza a este movimiento, porque el mismo encarna las esperanzas casi perdidas de los salvadoreños. Abrirse es la clave para el éxito de los partidos políticos, quienes tienen que ser como los paraguas que sólo funcionan y prestan sus servicios cuando se abren, cuando están cerrados no impiden que se mojen hasta sus propios dueños.

Que el modelo social y económico que implemente la formula ganadora de Lideres por el Cambio, no será más socialista o menos capitalista, no debe importar, porque al fin y al cabo como dice el viejo adagio chino: “Lo importante no es el color del gato, lo importante es que sea efectivo en la caza de ratones.” Y en el caso de El Salvador, los ratones que los salvadoreños queremos que éste gato atrape, son: Seguridad, Prosperidad y Democracia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s