Diálogo surreal sobre la delincuencia

El discurso que el Embajador de Estados Unidos Douglas Barclay pronunció el pasado 16 de octubre en FUSADES sobre el tema de la violencia que plaga nuestro país despertó una mal celada molestia en ciertos grupos sociales organizados y en unos analistas políticos. Representantes de la Iglesia Luterana por ejemplo declararon que las palabras del Embajador demuestran el “fracaso de la política estadounidense para la región y el modelo neoliberal”. El pastor luterano Rafael Menjívar, calificó como curioso que un Embajador llame a toda la clase política del país para culparlos de los males de la nación, “y que en el acto no reconozca su responsabilidad cuando gran parte del problema tiene que ver con el mal manejo de la política estadounidense hacia los países pobres y vulnerables”.

Ya en estas pocas lineas tenemos todos los elementos del inútil y estéril debate nacional sobre la violencia. Quizás sería mejor decir que ni existe un debate nacional ya que los que hablan son solamente unos pocos Ministros y una serie de lideres de asociaciones, ONG’s, catedráticos, grupos, grupitos y micro grupos de un universo que se coloca en un segmento político que abarca de la izquierda radical a un nebuloso pensamiento progresista. Dicho en palabras más simples, los areneros contra los anti areneros. Este es el alfa y el omega del asunto, al punto que se podría cerrar el discurso acá.

Los dos bandos en lucha no son ni las pandillas ni los maleantes, sino los de siempre: el gobierno versus sus detractores: no solamente el Frente sino la Universidad Nacional, la UCA, la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos y toda una plétora de otras instituciones. Para estos últimos el problema en realidad no es la violencia y su ola devastadora sino el hecho que el gobierno culpe de dicha situación las pandillas o maras.

Las teorías de los dos bandos ya las conocemos de memoria: el partido oficial no deja de repetir que las maras son las cusas de todos los males del país mientras, sus adversarios, los declarados y los camuflados de simples “críticos”, reiteran que la raíz del problema hunde en las lógicas socialmente y políticamente excluyentes que los gobiernos areneros han aplicado desde su primer mandato presidencial. Y los dos tienen razón, porque cada uno dice la mitad de la verdad.

Lastimosamente la tragedia es otra: mientras los señores pelean entre insultos, ruedas de prensa, declaraciones extemporáneas, llamados a saber ni lo saben tampoco ellos, en las calles los muertos siguen aumentando. Los pandilleros también. Más numerosos, más visibles, más prepotentes, más feroces, prácticamente siempre iguales a si mismos…

-¿Endurecemos las leyes?
-No, son suficientes y adecuadas las que tenemos.
-¿Instituimos tribunales especiales?
-Dios nos guarde, son propuestas de corte fascistas (a saber porque el corte es siempre “fascista” y se olvidan los ilustrados tribunales soviéticos, cubanos, búlgaros, rumanos…socialistas al fin).
-¿Construimos nuevas cárceles?
-Ni pensarlo, esto no resuelve nada, además que los penitenciarios son escuelas del crimen.
-¿Entonces apliquémoles un régimen carcelario más duro?
-¿Qué? Y sus derechos humanos, ¿Donde los dejamos?
-Pero las mismas mamás les llevan droga, armas…hay que quitarles las visitas.
-Ni en sueño, la culpa es de los policías que son corruptos.
– Entonces capacitémolos, aumentémoles el presupuesto…
– Umm, es que el problema no es esto, es que estos agentes son unos fanáticos, uno fascistas (efecto de la dicotomía entre dictaduras malas y dictaduras buenas que los malos arruinaron…).
– ¡Ya sé!: Creémos una “ley anti maras”.
– No, va a ser inconstitucional.
-Pero…
-He dicho que no.
-Si las proponemos como…
– Nooo, va a ser siempre y de toda forma inconstitucional.
-¿Y por qué?
– Porque no podes limitar la libertad de asociación.
– ¿Ni la de asociación de criminales?
– Es que ellos no son criminales hasta que no cometen un crimen.
– Ah ya, se reúnen con finalidades lúdicas y de diversión; organizan partidos de fútbol, fiestas de barrio…
– No importa. Es que ellos son victimas de tus políticas y de tu modelo económico
– Ah, entonces están autorizados a partir personas como si fueran reses…
– Hay que comprenderlos, son los hijos de la injusticia social. No hay que castigarlos más de lo que ya ha hecho la vida, hay que rehabilítalos y reinsertarlos en la sociedad
– Espera, hay unos que por el bien de la sociedad deben estar más alejados de ella…a ver como logro reinsertar alguien que se la pasaba amputando brazos y piernas…
– Es que ellos no nacieron así…
– Seguro, pero ve vos a explicárselo a la familia del tronco humano que hallamos ayer…

Si este fuera un dialogo de un espectáculo teatral que trata una hipérbole de la realidad casi podría darnos risa. Pero no, es nuestra cotidianidad. Esas son voces reales de quienes dicen estar velando nuestros intereses.

En medio de tanto “criminal” bla-bla-bla, ya que funciona de anestesia popular hacia un problema gravísimo y permite que los asesinatos sigan impunes, el Embajador Barclay, fuera solo por una vez, dijo algo trascendental: el enfoque de la rehabilitación no se debe perder de vista pero ahora lo que hay que hacer es sacar los criminales de las calles, y si por esto significa aumentar la población carcelaria, así sea. Pero hay que hacerlo ahora y ya. El sentido común nos dice que no sirve la brillante análisis de Barclay para llegar a esta conclusión…pero no, ya hay allá al fondo los de siempre que razonan: “El sentido común de nuestra sociedad ha sido alterado y envenenado por la tradición de un pensamiento fundamentalmente autoritario e intolerante por lo tanto no podemos…”

Y después hasta tienen el animo de preguntase por qué la gente acaba sentándose en las primeras bancas de la Iglesia del hermano Toby…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s