¿DD.HH. de mareros-terroristas y políticos corruptos?

Muchos dirán que soy un retorcido porque no creo en los derechos de los animales, o porque no creo en el derecho de algunos seres humanos que infringen la ley de formas grotescas. Quizá tengan razón, pero cada quién cree lo que quiere.

Resulta que no creo en el derecho de los animales porque creo firmemente en que somos los seres humanos los que tenemos derecho a los animales. En tal sentido, creo que debemos cuidarlos lo más posible, porque si pasamos de ellos la factura para las futuras generaciones serán muy grandes.

Por otro lado, no creo en los derechos de algunos seres humanos, en el sentido en que me parece profundamente ilógico que los famosos “derechos humanos”, dentro de los cuales están incluidos los derechos fundamentales, sean inherentes y deban respetarse al 100% en aquellos individuos que con todo el uso de su razón infringen la ley de maneras grotescas, tal es el caso, por ejemplo, de los pandilleros-mareros-terroristas Sigue leyendo

Todos somos Marcos (Rodríguez)

La verdad que hoy día no es en absoluto un honor ser confundido con Marcos Rodríguez (el Secretario de Participación Ciudadana, Transparencia y Anti corrupción de la Presidencia). No porque sea bueno o malo, como tal, sino porque dirige uno de los ramales del Estado que se ha caracterizado por ser en los últimos tiempos una máquina de encubrimiento de la información estatal, y un ávido defensor tanto del partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional – FMLN – (actual gobernante) y el ciudadano Mauricio Funes Cartagena (Ex Presidente de la República por el mismo partido), lo cual es obvio por ser funcionario y militante del mismo; y por ser quien más acusadora de la corrupción de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) ayudándose del poder estatal sin ver que apuntar al otro partido es apuntar también al suyo mismo. Sigue leyendo

El Gobierno esta “perdiendo calle”

El desafío al Poder es una práctica íntimamente relacionada a las actuaciones políticas. Las actuaciones de las pandillas, hoy día, han trascendido sus iniciales objetivos. No podemos ver a la MS-13 o al Bario 18 como organizaciones de jóvenes desorientados. De hecho, estas estructuras no pueden verse como agrupaciones delictivas recientes, pues su nacimiento se remonta a la década de los años 80’s, en el primer caso, e incluso a los años 30’s para el caso del Barrio 18. Es decir, es un error grave verlos simplemente como “los hijos de la guerra”. Sigue leyendo

Cosas estamos viendo en estos postreros tiempos

“Cosas estamos viendo en estos postreros tiempos”, dirían las abuelitas.

La verdad nunca pensé que íbamos a llegar a este nivel de “sinvergüenzada”. Vemos a una clase política cada vez más temerosa en actuar contra la corrupción, en presumible complicidad con ésta última, incapaz de defender a quienes los eligieron no solamente de casos sonados de corrupción, que no necesariamente veraces pero sí investigables, sino también de grupos delincuenciales que están tomando a vida de los más pobres.

Recientemente estamos viendo casos que abonan a la impunidad. Desde el Juez que libera a 17 presuntos miembros del Cartel de Texis porque se ha tardado mucho en emitir una sentencia (favorable o no) argumentando que las bartolinas de la División Anti Narcóticos (DAN) de la Policía Nacional Civil (PNC) no cumplía “los requisitos mínimos de seguridad, el control de las visitas, la entrega de alimentos, y medicinas, así como el traslado a los centros asistenciales cuando se requiriera.”, como si las calles fueran un recinto más seguro donde mantener a los imputados; hasta Jefes de la Policía Nacional Civil que liberan a personas capturadas en una redada que aprehendió a 231 presuntos pandilleros que participaban en un sano concierto en el que se presentaban los “respetables artistas” de Sky Punto 9-3 (agrupación que interpreta “música” alusiva a la Pandilla 18). Sigue leyendo

11-S Capítulo El Salvador

Esta madrugada explotó un coche bomba (al mejor estilo guerra civil salvadoreña) en las afueras de las “Tres Torres” (Ministerio de Hacienda), y hace unos minutos explotó un paquete con destino a Costa Rica en las oficinas centrales de Correos de El Salvador. A raíz de lo anterior, esta tarde se me ha venido a la mente algo bastante trágico, y pienso que las autoridades deberían ponerlo dentro de las posibilidades: Dos explosiones en entes gubernamentales en menos de 24 horas, el 11 de Septiembre no es coincidencia. Personalmente me parece un mensaje muy directo: “¿Así que somos terroristas? Allí les va el 11-S Capítulo El Salvador.” Sigue leyendo

Ni una banda ni la otra: ¡votamos “Yo quiero a otro El Salvador”! (Parte II)

Analizando las no-opciones de voto. Economía: ¿Por qué no se puede votar por el FMLN?

El Estado piñata

El FMLN no es simplemente un partido de izquierda, sino una formación política post-comunista. Esto significa que su cromosomas pertenecen al mundo del colectivismo, de la planificación estatal, en suma, del estatismo cual filosofía económica portante de una nación.

El discurso actual del Frente es profundamente distinto a las consignas y proyectos de país que lo llevaron a intentar apoderarse del poder en la década del los ’80. Sigue leyendo

VENEZUELA arde

LA ETERNA TEORIA DEL COMPLOT  Y VIOLENCIA FASCISTA

En Venezuela habría una “pequeña minoría, sobre la base de una protesta estudiantil muy minoritaria, ha desencadenado una serie de violencias que han provocado muertos, heridos y sobre todo cantidad de destrozos”. Pero más: “Esta pequeña minoría está dando la impresión, en particular gracias al eco mediático, que Venezuela está a sangre y fuego cuando no es la realidad“. Palabras de Ignacio Ramonet a CNN en Español hace unos días. Sigue leyendo

Ni una banda ni la otra: ¡votamos “Yo quiero a otro El Salvador”! (Parte II)

Analizando las no-opciones de voto. Economía: ¿Por qué no se puede votar por el FMLN?

El Estado piñata

El FMLN no es simplemente un partido de izquierda, sino una formación política post-comunista. Esto significa que su cromosomas pertenecen al mundo del colectivismo, de la planificación estatal, en suma, del estatismo cual filosofía económica portante de una nación.

El discurso actual del Frente es profundamente distinto a las consignas y proyectos de país que lo llevaron a intentar apoderarse del poder en la década del los ’80. Sigue leyendo